20 noviembre 2018

Las máscaras

Estás ausente y no te veo, ni siquiera siento tu aliento.
Quizás te moriste sin yo darme cuenta.
Como una momia petrificada estás junto a mí,
que ya no escucha ni siente,
solo preocupada de qué dicen los espejos.
Quizás todo empezó con el juego de las máscaras.
Aquel juego que comenzamos,
cuando empezamos a cavar la tumba de nuestro amor.
Trescientas cincuenta y cinco paladas,
paladas de desencuentro y desprecio.
Ni una más ni una menos.
Las máscaras que fuimos comprando a plazos,
en los mercados de la insatisfacción y la indolencia.
Las máscaras que nos permitían seguir respirando,
viviendo una vida con el crédito agotado,
mientras recogíamos del suelo las pieles muertas de nuestros encuentros,
para seguir hasta hartarnos, vomitar e intentar despertar
de este coma inducido por el tedio.
Es hora de acabar con el juego,
romper nuestras máscaras,
para darnos una oportunidad de alcanzar la quimera de la felicidad.
Reconocer que estamos muertos,
que nos morimos hace mucho tiempo,
enterrarnos y descansar.
Después vendrá el tiempo de resucitar.
Fuente de las imágenes: propia

19 noviembre 2018

Salvaje

(Un hombre y una mujer están sentados en un sofá de cuero marrón, él a la izquierda y ella a la derecha. Están frente al público. Él viste de negro y lleva una máscara de león. Ella una camisa verde y una falda azul y lleva la máscara de una liebre. La pared de detrás está decorada con portadas de discos de varios años.)
LEÓN: ¿Al final se lo vas a confesar?
LIEBRE: (Ella cruza los pies y las manos.) No lo sé.
LEÓN: Tendrás que decírselo.
LIEBRE: No me comas la bola con ese tema. Estoy harta de que me presiones. Todo tiene su tiempo. Es como hacer un pastel, necesita su tiempo de horneado. No puedes sacarlo antes de tiempo porque se te desmoronará. Tienes que esperar al momento preciso, ni más ni menos.
LEÓN: Hay ocasiones en que es necesario dar un paso adelante porque la situación lo está pidiendo a gritos.
(Liebre se levanta y se queda en silencio observando las portadas de los discos.)
LIEBRE: ¿Sabes cuál fue el primer disco de Patti Smith?
(Pausa.)
LIEBRE: Ahí está la portada de ese disco. Se titula Horses. Un disco que grabó en 1975 y que marcó una época. La reina del Punk. Ahora Patti es la señora Smith. Una dulce anciana de setenta y un años que lee la biblia y que solo le interesa su familia y la poesía.
LEÓN: (Incómodo.) No sé qué me quieres decir con eso. Me importa una mierda Patti Smith y la señora Smith y la cagada del Punk. Solo me preocupa el hoy y un poquito del mañana.
(Ella se sienta a la izquierda de él. Debajo de la portada de Horses.)
LIEBRE: Quiero decir que la vida que estamos viviendo hoy, no tendrá nada que ver con la que vamos a vivir dentro de cuarenta años. Muchas veces pensamos que somos de una forma y una mañana nos despertamos siendo de otra, sin reconocernos en el espejo.
LEÓN: Para eso no hace falta ser muy listo. Solo quiero saber cuándo vas a dar el paso. No es muy complicado contestar a esa pregunta.
LIEBRE: Lo haré esta noche.
LEÓN: (Sorprendido.) ¿Esta noche?
LIEBRE: Sí, esta noche. Vendrá a la fiesta. Aunque no sabe que yo estaré por aquí. Le dije que no podía venir, que se me complicó un trabajo de última hora.
LEÓN: ¿Por qué no me dijiste nada?
(Liebre se levanta y observa la portada de Horses de Patti Smith.)
LIEBRE: Es curioso cómo te cambia la vida. Un día eres la reina del Punk y vives una vida salvaje y disoluta y, después, con el tiempo, te vas quitando las tachuelas, las crestas, las greñas y te conviertes en otra persona completamente diferente. La reina de la santa biblia.
LEÓN: ¿Me puedes contestar?
LIEBRE: Sí, la vida te cambia. Ayer una oruga, hoy una crisálida y mañana una mariposa.
LEÓN: (Enfadado.) ¡Joder, deja ya la puta filosofía y contesta a mi pregunta! ¿Por qué coño no me dijiste nada?
(Liebre se sienta a la derecha de León y cruza las piernas. Le pone la mano en la rodilla y le da dos toques.)
LIEBRE: Tranquilízate. No te dije nada porque lo pensé esta misma tarde. Después fui a comprar las máscaras y la llamé. El resto ya lo sabes.
LEÓN: ¿Por qué le dijiste que no ibas a venir?
LIEBRE: Quiero observarla por última vez. Ver cómo actúa sin que yo esté delante. Quizás estoy buscando una razón, un justificante. No lo sé. Ella vendrá con una máscara de Cacatúa. Nos compramos dos máscaras parecidas para esta fiesta. Una con el pico rojo y otra con el pico azul.
LEÓN: ¿Cómo crees que se lo tomará cuando se lo digas?
LIEBRE: No lo sé. Yo me lo tomaría muy mal. La cogería por los pelos y le daría unas cuantas bofetadas. Si ya es difícil digerir que te dejen, aún es más que te dejen por una persona del sexo contrario. Es un cóctel explosivo lo cojas por donde lo cojas.
LEÓN: Es que tu transformación no es normal.
LIEBRE: Lo reconozco, pero ya sabes: oruga, crisálida y mariposa. No podemos luchar contra las trasformaciones internas. Tenemos que aceptarlas porque si no lo hacemos, nos volvemos locos y seríamos unos hipócritas. (Pausa.) Yo no quiero volverme loca y menos ser una hipócrita. La respeto mucho para seguir con esta farsa.
LEÓN: Se va a montar una buena. Lo sabes, ¿no?
LIEBRE: Sí, lo sé, pero estoy preparada. Llevo entrenándome desde que me acosté contigo. Ahí supe que mi historia con ella se había acabado.
Fuente de las imágenes: Pixabay 

18 noviembre 2018

Sunset in Las Canteras beach


October is a month that offers spectacular sunsets and this is an example of what I am saying.
Video taken with Acer Liquid Z630
Image source: own

17 noviembre 2018

The sunset paintings

Atardecer
Yesterday was a spectacular day and your sunset was not going to be any less.
Photograph taken with Acer Liquid Z630
Image source: Own

16 noviembre 2018

Beach Sculptures

There are sculptors who do wonders with the sand on the beach. This sculpture is on the beach of Las Canteras on the island of Gran Canaria. Canary Islands
Photograph taken with Acer Liquid Z630
Image source: Own 

15 noviembre 2018

Where's my bike?

Get there and just find the wheel of your bike.
Photograph taken with Acer Liquid Z630
Image source: own

14 noviembre 2018

Nudo corredizo


 en talentclub •  el mes pasado
Llegó a su casa temprano y bajó al garaje. Cogió la cuerda que había comprado el día anterior. La tomó por un extremo y le hizo un nudo corredizo. Comprobó que funcionaba. Luego pilló la banqueta, se subió con la cuerda y la ató a la viga central que cruzaba el garaje de lado a lado. Probó la fortaleza del nudo dando tres tirones seguidos. Después se agarró del nudo corredizo con ambas manos y tira la banqueta. Se quedó colgado durante unos instantes hasta que se soltó.
Miró la cuerda durante unos segundos y dejó la mente en blanco. Se giró. Fue hacia un rincón del garaje donde estaba el saco de boxeo que había comprado de segunda mano, lo agarró y, con mucho esfuerzo, lo enganchó en el nudo corredizo. Miró hacia el saco y sonrió. Pensó que ya era hora de retomar los entrenamientos de boxeo.
Fuente de las imágenes: Pixabay 

13 noviembre 2018

DON`T PLAY

(Estación Unión Square. Seis de la mañana)
MUJER: (Saca el teléfono móvil. Habla sola.) ¡Mierda, me quedé sin batería! (Rebusca en su bolso. Saca un papel que está doblado en dos. Lo desdobla y lo lee en voz alta.) Aquí lo pone claro: estación Unión Square y estoy en esa estación. Luego salir y coger la calle 14 hasta la calle Unión Square, y después subir por la calle 15 hasta el teatro Daryl Roth. Es fácil. (Grita.) ¿Fácil?
(Un hombre disfrazado de Batman se gira al oír el grito. Se quedan unos instantes mirándose uno al otro. Ella se acerca al hombre.)
MUJER: ¿Habla usted español?
BATMAN: (Con voz ronca y con mucho acento.) Un poco.
MUJER: (Habla despacio.) Necesito ir al teatro Daryl Roth que está en la calle 15.
BATMAN: Está cerca. Tiene que subir por allí y salir de la estación. (Señala la salida con el dedo índice de la mano derecha.) Luego girar a la izquierda, continuar recto y luego de nuevo a la izquierda.
(Silencio.)
MUJER: ¿Es usted actor?
BATMAN: No, no soy actor. Soy Superhéroe.
MUJER: (Incrédula.) ¿Superhéroe? (Pausa.) Pues podrías ayudarme a llegar a mi destino. Estoy perdida y no quiero faltar a mi primera audición en Nueva York. Soy actriz.
BATMAN: No puedo. Ya se acabó mi jornada laboral.
MUJER: ¿Los superhéroes no trabajan las veinticuatro horas?
BATMAN: No, eso es un mito. Es imposible trabajar las veinticuatro horas. También tenemos que descansar.
MUJER: ¿Tienes teléfono móvil? Es que necesito llamar a mi amiga. El mio tiene la batería agotada.
BATMAN: Sí, tengo un Batphone de última generación.
MUJER: (Extrañada.) ¿Qué es un Batphone?
BATMAN: Un teléfono móvil normal, pero con muchas prestaciones.
MUJER: ¿Me lo presta?
BATMAN: No, no puedo. Es solo para mi uso personal.
MUJER: Tengo una emergencia y usted es un Superhéroe.
BATMAN: Sí, soy un Superhéroe y usted no tiene una emergencia. No saber llegar a un lugar no es una emergencia. Usted lo que tiene es ignorancia, pero es normal cuando se llega por primera vez a un país que uno no conoce. Se ignoran muchos aspectos del país.
MUJER: (Enfadada.) ¿De verdad que no me va a prestar el teléfono?
BATMAN: No, lo siento mucho. (Se oye el sonido de un tren.) Además, ahí viene mi tren. Mucha suerte con la audición y recuerde que tiene que ser más convincente. Los actores tienen que serlo.
MUJER: (Elevando el tono de voz.) ¡Váyase a la mierda! ¿Le parece lo convincente?
(La mujer se gira y se va sin esperar la respuesta de Batman. Sale de escena. Se queda solo Batman en el arcén, el escenario va oscureciendo poco a poco hasta el oscuro total. De fondo se oye el sonido del metro llegando a la estación.)
Fuente de las imágenes: El País. Natan Dvir 

12 noviembre 2018

11 noviembre 2018

El precio del objetivo

Ella quería alcanzar la sabiduría de los grandes sabios, llegar a ser tan poderosa como ellos, pero sabía que el comienzo sería muy complicado porque llegar a ser una de las grandes era casi una misión imposible. Necesitaba mucho tiempo y no perder el aliento a las primeras de cambio. Perseverar hasta conseguir su objetivo, sin perder la esencia que la definía; la humildad.
Comenzó a trabajar sin descanso para alcanzar su objetivo, día y noche. Pasados diez años lo había conseguido. Había llegado por fin a la cima; la propusieron para el Consejo de Sabios.
Sin embargo, la tarde anterior a su nombramiento todo cambió. Salió de su casa camino a la biblioteca. Un mendigo se le acercó y le pidió una limosna. Ella lo miró con desprecio y le dijo apartándolo con la mano derecha:
—Quítate de mi camino.
Caminó durante unos minutos y se detuvo frente a la biblioteca. Dio media vuelta y regreso a su casa. Una vez allí, hizo una pequeña maleta con lo justo y necesario y se fue para siempre.
Fuente de las imágenes: Pixabay y @talentclub

09 noviembre 2018

Introspection

I relaxed, meditated and traversed all the nooks and crannies of my being. I went down to my hells and burned myself; I went up to my heavens and enjoyed myself. Now it's my turn to go out, the problem is that I don't know where, through my hell or through my heaven?
Source of the images: Pixabay and @talentclub

08 noviembre 2018

07 noviembre 2018

The last route

For her everything was over, the shit had covered her eyes and she never knew very well why. Life had become more complicated for her, little by little, without realizing it, until she found herself with no way out. Now, sitting in an old fruit box, she was preparing the dose of that crap that always made her fly and that, fucking paradox, was the only thing that helped her escape.
To fly upwards, very high, to open her arms, to feel like a princess, queen of the world and light as a feather, beautiful and virginal.
Then he fell hopelessly, his world returned was a cruel fucking world that he had had to live, without hope and without a future. But she didn't care about the fall, neither the hope nor the future, she never cared about breaking her head after a good trip; for her it was worth it, because she had no other way out, she never had it or if she had it. He rode past her on his grey horse.
She looked for a vein where she could prick herself, they were almost gone and she found one in her right ankle; the last way. He took the white lady, put her in the spoon and thought:
"A lot of shit for this trip.
But she didn't care and went on with the cursed ritual that elevated her to the heavens. She flew again, but this time she felt different, so much so, that she found herself lying near the cardboard and plywood shack, with the syringe of a thousand uses, hanging from her ankle, as if it were just another appendage of her body.
Soon she heard the voice of her father calling her, she turned around and there she was at the end of a path of light. She could also recognize her brother, who was the same as when she left, and her grandparents had not changed either. He walked towards the light; at last it was all over.
Source of the images: Pixabay and @talentclub

05 noviembre 2018

Recycling is the future

e6e33460-e0ec-423d-a88b-9e97f9e37e3a.jpeg

There is no doubt that we must pay more attention to recycling; our future depends on it.
Photograph taken with Acer Liquid Z630.

04 noviembre 2018

Selfish

I wanted to be me; me, only me, with no one else but me, until I looked in the mirror and didn't see myself, then I discovered that it wasn't me anymore, that it was just my ghost.
Source of the images: Pixabay and @talentclub

03 noviembre 2018

Names you don't forget

976e31e3-f8c4-4084-80c2-76dd674f6e77.jpeg

There are names we cannot and must not forget.
Photograph taken with Acer Liquid Z630

02 noviembre 2018

01 noviembre 2018

Second hand shoes

bccc775a-66df-406a-92a8-b4d30c15ca58.jpeg

In Bucharest there is a tradition of leaving the shoes that are no longer wanted in the portals, so that others can use them. An idea that I liked very much.
Photograph taken with Acer Liquid Z630