17 febrero 2018

El escándalo sexual de Oxfam Intermón en Haití. Transparencia y verdad

Cuando vi la noticia en el telediario nacional no me la podía creer. Tuve que buscarla luego en la red para profundizar y enterarme de qué había ocurrido, porque esta oenegé es una de las que más respeto me inspiraba, incluso llevaba siendo colaborador activo hasta el año 2016 cuando dejé de trabajar.
Lo cierto es que lo que ocurrió en Haití es verdad, que organizaron fiestas con prostitutas durante el año 2011 cargadas al presupuesto de la organización. Esto es imperdonable e inaceptable.
Es verdad porque Oxfam Intermón realizó una investigación interna en el año 2011, se depuraron responsabilidades y se expulsaron a todos los implicados en las bacanales.
Sin embargo, también es cierto que yo era colaborador de Oxfam Intermón en el año 2011 y no tuve conocimiento de estos hechos y, claro está, me hubiera gustado haberlo tenido.
En un comunicado que la organización está enviado a sus colaboradores,
image.png

Oxfam Intermón lamenta lo acontecido, pero lo curioso es que lo hace 6 años después, cuando lo saca a la luz el Times y ya es un escándalo internacional.
En este comunicado de Oxfam Intermón puedes leer una ampliación de esa misiva enviada a sus colaboradores.
A mí, como colaborador durante muchos años con esta oenegé, me hubiera gustado haber recibido esa carta de disculpas en septiembre de 2011 cuando se depuraron responsabilidades, pero no la recibí, porque ellos prefirieron ocultar el escándalo y la posibilidad, muy real, de perder muchos colaboradores, pero sus dirigentes prefirieron llevar, a rajatabla, el dicho de que:

Los trapos sucios se lavan en casa.
Yo soy de los que piensan que la transparencia en todas las organizaciones, políticas y sociales, deben ser uno de sus pilares básicos, porque si falta la transparencia el barco se terminará hundiendo.
Es cierto que se realizó una investigación y también es cierto que se publicó un comunicado de prensa, pero les faltó dar un paso más allá;

haber hecho una rueda de prensa a nivel internacional exponiendo el caso y luego una carta a todos sus colaboradores explicando lo sucedido.
Pero se quedaron en el comunicado de prensa, que no sé a quién se lo enviaron porque un escándalo de tal magnitud no debió pasar desapercibido.
La transparencia total, rueda de prensa a nivel internacional y carta a los colaboradores, hubiera restado algún que otro colaborador, pero hubieran mantenido la bandera de la transparencia en lo más alto de la organización, habrían enviado un mensaje a la sociedad de que en Oxfam Intermón se hacen las cosas como deben de hacerse, que en esa organización no se toleran ni se aceptan este tipo de comportamientos deleznables y que se lavan los trapos sucios en la plaza pública, porque esta organización depende de las aportaciones de miles y miles de colaboradores que nos hemos quedado helados.
Yo tenía pensado volver a colaborar con Oxfam Intermón, pero ahora lo tengo claro. No van a recibir ni un euro de mi cartera porque me ha decepcionado de forma absoluta.
Es triste perder la confianza en este tipo de organizaciones que son, en muchos casos, el único salvavidas en situaciones de emergencia social en países que no tienen otra forma de salir adelante.
Solo espero que este caso sirva de ejemplo a otras organizaciones y sepan actuar a tiempo, no solo internamente, para cubrir el expediente, sino también externamente, en la plaza pública, porque, de alguna u otra manera, también formamos parte de esas organizaciones y necesitamos que nos den las debidas explicaciones, en tiempo y forma.

Fuentes:

Fuente de la imagen: Oxfam Intermón