11 agosto 2017

¿Qué he leído? El niño 44 de Tom Rob Smith


OPINIÓN

Ayer terminé de leer El niño 44 de Tom Rob Smith, una novela muy interesante y muy bien escrita, que se desarrolla en la época estalinista y que nos da una radiografía muy clara del régimen soviético.

FICHA TÉCNICA

Formato: EPUB
Páginas: 448  págs.
Editorial: SIRUELA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 978-84-15630-96-8

SINOPSIS

Héroe de guerra y agente del servicio de seguridad de la Unión Soviética, Leo Stepánovich Demídov cree ciegamente en la propaganda oficial, que sostiene que su país es el paraíso de la igualdad y la fraternidad sobre la Tierra, una alianza de ciudadanos libres y trabajadores prósperos que merece la pena defender de sus múltiples enemigos con todos los medios imaginables, incluidos la delación, la represión y el castigo severo a los infractores. Pero el día que lo obligan a espiar a su propia esposa por supuesta traición a la patria, a Demídov comienza a caérsele la venda de los ojos. En efecto, ni sus condecoraciones ni su inmaculada hoja de servicios le sirven para evitar ser degradado y expulsado de Moscú. Obligado a incorporarse a la milicia en una ciudad industrial, se encuentra con el caso de una serie de asesinatos de niños que las autoridades han dado sospechosamente por cerrado. Con muy poco que perder, y convencido de que un despiadado criminal anda suelto, Demídov se lanza a resolver el misterio por su cuenta, una decisión arriesgada que lo llevará a descubrir el verdadero peligro que se cierne sobre él, una amenaza mucho más temible que su escurridizo objetivo.

Relato trepidante, imposible de abandonar antes del final, esta primera novela del escritor inglés Tom Rob Smith retrata con inusual realismo el ambiente claustrofóbico y la crueldad del estalinismo. Convertida en un éxito de ventas en todo el mundo, Lee Child la calificó de «debut soberbio: una novela intensa, diferente, lograda, madura y emocionante», y Scott Turow de «novela apasionante desde la primera hasta la última página». La versión cinematográfica ha sido producida por Ridley Scott y dirigida por Daniel Espinosa.

10 agosto 2017

Los E-Sports, el deporte y la Ley Canaria del Deporte

La tecnología avanza en todos los sentidos, tanto, que, en pocos años, los coches ya no necesitarán conductores ni los aviones pilotos y los procesadores nos darán un perfil exacto de nuestra salud. Las máquinas terminarán dominando nuestras vidas y el que no quiera verlo, es porque está ciego.

Esa es la evidencia, pero otra evidencia es que esa misma tecnología nos está dirigiendo, a pasos agigantados, hacia el sedentarismo y los índices de obesidad en la población es cada vez más alarmante. Ahí están los datos.

Por suerte para nosotros el ejercicio físico no necesita de la tecnología, solo es necesario nuestro cuerpo como elemento fundamental para ponernos en movimiento y contribuir a fortalecer nuestra salud y nuestra calidad de vida.

El deporte no necesita de una redifinición, como bien plantea el profesor José Hernández Moreno en su artículo «Los E-Sports no son deporte» porque no se puede redifinir lo que está más claro que el agua.

Los E-Sports no son deporte por la sencilla razón de que no tienen los elementos que lo configurarían como tal y ahí se acabó el debate. Querer darle vueltas al asunto para intentar convencernos de lo contrario, es querer transformar el concepto de deporte con unas tesis que no se sostienen.

La inclusión de los E-Sports en la Ley Canaria del Deporte es un absoluto despropósito, una falta absoluta de conocimiento de lo que es deporte y de lo que este significa para la sociedad canaria.

La Ley Canaria del Deporte es tan importante que no podemos perder el tiempo con este tipo de debates, cuando debemos preocuparnos de lo verdaderamente importante, que no es otra cosa que aumentar los índices de actividad física en nuestra población y parar la pandemia del sedentarismo que ya tenemos encima y sus consecuencias.

No sé si los E-Sports necesitan regulación, pero si la necesitan, no es una una regulación en el ámbito deportivo, lo será en el ámbito de las nuevas tecnologías, ahí está su verdadero campo.

Los parlamentarios deben tener claro que la nueva Ley Canaria del Deporte tiene que ocuparse y preocuparse del aumento de la práctica deportiva de la población canaria, la del presente y la del futuro, y no perder el tiempo con disciplinas virtuales que nada hacen por fomentar la actividad física y deportiva.