04 enero 2017

Un pulso a la Vela Latina Canaria

Ciudad Alta-Porteño

Muchos ya lo saben. El pasado 15 de diciembre se celebró una asamblea para decidir si se apoyaba una moción de censura al presidente de la Federación Canaria de Vela Latina de Botes y que la votación quedó 14-14, un empate que resolvió el presidente votando en contra de esa moción. 
Detrás esos 14 votos que votaron a favor de moción, estaban 8 botes de los 9 que conforman la flota; sí 8, y votaron en contra los miembros de la junta directiva del presidente. 
La situación actual es que tenemos a un presidente al que no quieren la mayoría de los botes. El presidente está poniendo a este deporte en una tesitura que jamás había estado y solo por perpetuarse en el poder, cuando en muchas ocasiones ha dicho, por activa y por pasiva, que cuando hubiese un grupo que se quisiera hacer cargo de la federación daría un paso a un lado. Pues este es el momento.
De no dar ese paso ya hay muchos clubes que están pensando en no inscribir a sus botes para competir en la siguiente temporada, que sería un hecho inaudito.
¿Qué hará el presidente cuando vea que solo se ha inscrito un solo bote? ¿Cerrar la federación y tirar la llave a la marea?
Sinceramente creo que no podemos llegar a este extremo. 
El señor presidente tiene que reflexionar, hacerse a un lado porque tiene a toda la masa deportiva en su contra y sin esa masa deportiva no hay competición y si no hay competición la federación no tiene razón de ser. 
Los botes, así se ha demostrado a lo largo de la historia, han salido de las peores circunstancias y han renacido de sus cenizas, porque este deporte está en los genes de esta ciudad y buscará una salida con esta federación o con otra.