06 diciembre 2016

Dale a la rosa

Dale a la rosa su camino,
que camine desprendiéndose de sus pétalos,
hasta quedar desnuda ante el espejo.

Dale a la rosa su sentir,
que sepa del dolor de su otoño, 
de la tristeza de su invierno y
de la alegría de su primavera.

Dale a la rosa su incendio,
el comienzo de la primera llama,
que la quemó en su simiente
y que no parará hasta verla en el estiércol.

Dale a la rosa su belleza,
la que le es propia,
la que le es de primavera,
la que se le quema en otoño,
la que muere en invierno.

Dale a la rosa el instante,
no le hables de ayer,
no le hables de mañana, 
hablale de hoy que es lo único que cuenta.