22 julio 2016

Ya nada será lo mismo

Ya nada será lo mismo,
después de aquella mirada en estampida,
después de aquel roce furtivo,
después de aquel beso deseado,
sí, ya nada será lo mismo,
ni tus ropajes trasnochados,
ni tus tacones acompasados,
ni tus silencios tras el buche de tu última limonada,
ellos, no podrán salvarte,
no, nada será lo mismo,
porque se rompió la membrana de tu crisálida,
esa que te mantenía a un palmo de mi boca,
esa que impedía sentir el aliento de tu alma,
ahora, ahora, ahora, y después también ahora,
porque tu ayer no me interesa, el futuro es un puto invento,
ahora, sí, ahora ya nada será lo mismo,
tú lo sabes y yo sé, eso es lo suficiente,
lo único que importa.

Dedicada a una mirada perdida.