23 enero 2015

Ilusión perdida

Un día se levantó y se encontró con la ilusión en el suelo. La recogió e intentó meterla en su cabeza, pero no pudo. Se había olvidado que la ilusión solo puede meterse en el corazón.