28 marzo 2014

Hasta el infinito y más allá


Subió al taxi y el taxista le preguntó:
—¿Dónde lo llevo?
—Hasta el infinito y más allá.
El taxista lo miró por el retrovisor y le dijo:
—Eso sale de mi ruta. Para ir tan lejos necesito la palabra clave, ¿la sabe?
—¿Le vale, capricho?
—Sí, me vale. Estos viajes siempre son un capricho.
El conductor presionó un botón rojo y taxi se transformó en una nave espacial que atravesó el espacio interestelar a la velocidad de la luz.
Cuando estaba orbitando el taxista le dijo:
—Por cierto, me llamo Buzz Lightyear y recuerde, esto solo ocurre en su imaginación.