14 marzo 2013

¿Por qué te fuiste?

Abrió el sobre, sacó la carta y continuó leyendo «Eras todo para mí, el aire y el aliento para vivir, pero te fuiste alejando, sin apenas percibirlo, hasta que un día solo quedaron los olores de tu ropa, las sonrisas Whisky de las fotografías digitales, el reflejo de tu recuerdo en el espejo de mi memoria y el sabor de tus besos en mi boca. Todavía me estoy preguntado por qué te fuiste. Te seguiré esperando».
Dobló la carta, la metió en el sobre y la dejó en el asiento del taxi donde la había encontrado. Llegaba tarde al trabajo.