22 febrero 2012

Yo también soy el enemigo


Yo también soy el enemigo,

ese que levanta las manos,

empuñando el arma transparente de la palabra,

y la daga subversiva del grito.


Yo también soy el enemigo,

ese que se sienta a esperar el golpe irracional de tu porra,

el bote de humo que oculta tus vergüenzas,

y la bala de goma que destroza mi boca.


Yo también soy el enemigo,

ese ser irracional que te espera,

sentado en las plazas y en las calles,

con las manos arriba,

con una la palabra y un libro.


Yo también soy el enemigo,

ese, que te mira a tus ojos inyectados en sangre,

esperando el primer golpe, la primera patada

y te dice: yo puedo ser tu hijo.


Yo también soy el enemigo,

y seguiré siéndolo

porque seguiré usando la palabra,

seguiré sentado en las calles y en las plazas,

y tu porra no silenciará mi grito.