20 enero 2012

Deprisa, deprisa

Caminaba deprisa, deprisa, siempre deprisa, porque no quería llegar tarde a lo que le quedaba de vida.