24 julio 2012

Viejo Muelle de Agaete


Foto Yeyo Gil

Ayer recorrí las calles de tu recuerdo,
y seguí los trazos azules que dibujó
la pezuña tintada del unicornio,
que te dieron aquella forma difusa,
que se escondía en los baúles
enterrados en mi memoria.
Me senté en tus piedras grises,
carcomidas por el mar y el viento,
y volví a sentir el latir de tu corazón
de piedra vieja y solitaria,
bañado por tu perfume porteño.
Recordé los amores adolescentes, 
los besos furtivos,
el sexo descubierto y ardiente, 
que enterramos en las sombras de tus rincones salinos.
Contemplé, desde tu atalaya ensalitrada,
la mano mutilada de tu hermano pétreo,
que desde los confines del tiempo,
desafía a la furia de Eolo y a las mordidas de Neptuno.
Me tumbé en tu orilla marina
y me dejé llevar por las barcas del pasado,
aquellas que se olvidaron de abarloar en tus verdes muros.
Allí oía el ronroneo los guijarros
que jugaban a cantar con cada ola distinta.
Ayer volví al muelle olvidado, entre las letras el primer poema, aquel que se perdió en el traslado hacia los nuevos horizontes de un futuro incierto.

También en:

https://steemit.com/spanish/@moises-moran/viejo-muelle-de-agaete