26 febrero 2012

¿Qué estoy leyendo? 1Q84. Libro 3 de Murakami

Por fin tengo en mis manos, la tercera parte de 1Q84 Murakami, espero que me sorprenda tanto como lo hizo el primer libro.




Ficha técnica:
Editorial: Tusquets
Páginas: 416.

¿Qué he leído? La caza del carnero salvaje de Haruki Murakami

Como siempre, Murakami me ha sorprendido, una historia muy entretenida, aunque la traducción, en algunas partes, dejaba mucho que desear, pero en conjunto, un buen libro.


22 febrero 2012

Yo también soy el enemigo


Yo también soy el enemigo,

ese que levanta las manos,

empuñando el arma transparente de la palabra,

y la daga subversiva del grito.


Yo también soy el enemigo,

ese que se sienta a esperar el golpe irracional de tu porra,

el bote de humo que oculta tus vergüenzas,

y la bala de goma que destroza mi boca.


Yo también soy el enemigo,

ese ser irracional que te espera,

sentado en las plazas y en las calles,

con las manos arriba,

con una la palabra y un libro.


Yo también soy el enemigo,

ese, que te mira a tus ojos inyectados en sangre,

esperando el primer golpe, la primera patada

y te dice: yo puedo ser tu hijo.


Yo también soy el enemigo,

y seguiré siéndolo

porque seguiré usando la palabra,

seguiré sentado en las calles y en las plazas,

y tu porra no silenciará mi grito.


También en:

https://steemit.com/spanish/@moises-moran/yo-tambien-soy-el-enemigo

09 febrero 2012

¿Qué estoy leyendo? La caza del carnero salvaje de Haruki Murakami

Otra vez a lo seguro, La caza del carnero salvaje de Haruki Murakami. Ya les contaré.

Ficha técnica:
Editorial: Anagrama
Nº de páginas: 336



¿Qué he leído? Madame Bovary de Gustave Flaubert

Por fin, y digo por fin, he terminado de leer Madame Bovary y tengo que decir que me ha resultado una novela tosca, no en la lectura, si no en la trama que me ha parecido aburridísima y me costaba una barbaridad avanzar. Cada vez me cuesta más leerme a los clásicos, casi siempre me terminan aburriendo.


06 febrero 2012

Amparo y su sonrisa

Se llamaba Amparo y tenía una sombra siempre triste en su mirada, pero solo si te encontrabas con ella antes de las siete de la mañana porque, a partir de ese momento y después de que sentía el agua fresca en su cara, todo cambiaba, se miraba al espejo y se le dibujaba una enorme sonrisa en su rostro. 

La mayoría de los días amanecía con aquella sombra triste en su semblante; era como una maldita garrapata que intentaba chuparle la alegría de vivir. Pero Amparo se decía: ¡Qué coño, para tres días que estamos aquí, no voy a salir a la calle con esta cara de cuatro metros! Y salía radiante y sonriente, a tratar de ser feliz, porque pensaba, que una sonrisa era el mejor saludo que le podías dar a un nuevo día.

Muchas veces se preguntaba por qué se levantaba tan triste. Ella pensaba que, de alguna forma, durante la noche bajaba a sus infiernos y que su maldito inconsciente, traía de vuelta toda la inmundicia como una asquerosa mercancía y se la ponía en la mesa para desayunar. 

Sin embargo, Amparo, a pesar de la realidad de sus infiernos oníricos, se revelaba cada día contra ellos. No estaba dispuesta a caminar con la loza de un pasado que le había tocado vivir, que no había podido elegir y que se encontró en el camino, como el que se encuentra, sin esperarlo, con una tormenta.

Sí, ella tenía sus infiernos, pero no estaba dispuesta a quemarse en ellos. Por esa razón sonreía todos los días, porque sabía, que sus sonrisas, siempre convertían su triste mirada en una mirada llena de vida.

02 febrero 2012

Los colores del corazón

Fuente:  http://pinteratura-judit-paz.blogspot.com/  


Buscaba en los colores cálidos una escusa para levantarse cada mañana y pintaba cuadros repletos de escarlatas, de rojos, de naranjas, de amarillos y de verdes-limón, porque hacia tiempo que de su corazón solo salía frío
.