01 septiembre 2011

Dame una mentira

Dame algo, aunque sea una mentira, para seguir creyendo que aún me quieres, que todavía me deseas, que te mueres por mis besos y por mis caricias. ¡Miénteme! hasta que mi amor se evapore con el calor de tus desaires, hasta que mis lágrimas se conviertan en polvo y mi corazón deje de correr tras tus sombras. Después vete como viniste, en silencio y con una sonrisa, que yo seguiré recordando tus mentiras para no olvidarte.