31 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Tokio Blues de Haruki Murakami

Siguiendo la recomendación de una amiga, he decido leerme otra novela de Haruki Murakami, Tokio Blues. Ya les contaré.

Ficha técnica:
Nº páginas: 383 pags
Lengua: CASTELLANO
Año de edición:2005


¿Qué he leído? Cuentos completos de Anton Chejov

Hoy terminé de leerme los Cuentos completos de Anton Chejov que era un cuenta pendiente con este autor. Como ocurre con los libros de cuentos o de relatos, siempre hay algunos que te gustan, otros que no tanto y pocos, muy raros. Si te apetece leerlos, hazlo pero ten en cuenta que te sumerges en cuentos escritos hace dos siglos.

30 agosto 2011

¿Moriré en el desierto?


El Cuerno de África se muere de hambre, sí, se muere de hambre y esa muerte se hace más visible en miles de niñas y niños, que están muriendo por falta de recursos para que puedan llevarse un poco de alimento que los salve de una muerte segura.
Y su vida pende de un hilo, un hilo tan frágil que se rompe cada minuto que pasa, mientras, los gobiernos occidentales, miran para otro lado porque están más preocupados por el déficit coyuntural y la prima de riesgo.
Creo que si los gobiernos no dan el paso, somos los ciudadanos los que tenemos que darlo, a través de nuestras donaciones desinteresadas a las ONGs que están trabajando sobre el terreno; un euro tuyo puede salvar una vida.
Dice un estudio, que un alto porcentaje de españoles cambiamos de canal cuando sale una noticia sobre el hambre en la televisión; pues yo te pido que no cambies de canal y que tomes partido. 
Párate un segundo, analiza tu situación económica, ¿cuánto podrías aportar? La respuesta solo la tienes tú. 
Si decides colaborar, aquí puedes hacerlo:

26 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Cuentos completos de Anton Chejov

Después de leerme algunos cuentos aislados, he encontrado una recopilación de cuentos Anton Chejov. Ya les contaré.

25 agosto 2011

¿Qué he leído? Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi.

Ayer terminé de leer Sostiene Pereira. Antonio Tabucchi, una novela corta, pero llena de cosas interesantes y muy bien escrita. Sí la encuentras, no dejas de leerla.


22 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi


Un amigo me recomendó este libro, Sostiene Pereira. Antonio Tabucchi y me está encantando, ya les contaré.


¿Qué he leído? 1Q84 de Haruki Murakami

Por fin terminé 1Q84 de Haruki Murakami, un libro muy entretenido pese a su extensión ya que son dos libros en uno. Me gustó mucho la trama, muy interesante y bien planteada, aunque, como todos los libros extensos, había partes de capítulos que podían perfectamente haberse excluido y también el final me pareció falto de intensidad, quizás porque todavía queda una tercera parte que según dicen estará por aquí en otoño. Si tienen oportunidad de leerlo, háganlo, la historia no les dejará indiferente.


03 agosto 2011

La prima de Riesgo. Un relato financiero


Riesgo era un hombre tranquilo, a pesar de tener un nombre tan intrépido. Pero tenía una prima que lo traía por la calle de la amargura y no porque estuviera todo el día de cama en cama a cambio de una pasta, que ella veía como una transacción comercial entre adultos, si no porque cada día ponía un precio distinto a sus servicios carnales.

Todos los lugareños iban a quejarse a Riesgo por los cambios diarios en el precio de los servicios sexuales de su prima y es que ella vivía con él y él era centro de sus quejas, porque no se atrevían a planteárselas a ella, por si le daba por restringir el servicio, que en el pueblo era muy escaso y de dudosa calidad.

Él les decía que poco podía hacer, porque su prima era una profesional independiente, cuyas dos únicas relaciones eran, la materno-familiar y la económica-residencial, pero que se comprometía a hablar con ella de ese asunto comercial.

Llevando a cabo, sin demora, su compromiso, Riesgo habló con ella y yendo directo al grano, le preguntó:

——Prima, ¿por qué cambias a diario el precio de tus servicios a los clientes? No dejan de quejarse.

La prima de Riesgo se le quedó mirando y al instante le dijo:

——Tengo algún dinero invertido en bolsa y el precio lo establezco en función de una variante matemática resultante del análisis de todas las bolsas del mundo, ya sabes, el Ibex 35, el índice Nikkei, Dow Jones, eurostoxx, etc... De ahí sale el precio. Sencillo como la vida misma.

——¿Sencillo como la vida misma? Pero, ¿quién coño entiende eso, prima? ¿Tú se lo explicas a tus clientes?

——No tengo porqué, yo pongo el precio a un producto y el que quiere lo paga. Además, con la crisis, la bolsa está de capa caída y la que estoy perdiendo dinero soy yo, deberían de estar dando saltos, llevo seis meses bajando el precio día a día.

——Pero, ¿por qué no pones un precio fijo y si quieres le subes el IPC cuando empiece el año?

——No me gusta el Indice de Precios al Consumo, no es real, es un invento para fastidiar a los consumidores y yo no voy a entrar en ese juego. Prefiero los índices bursátiles, es más divertido, más emocionante, no sé, me gustan.

——Tú eres una puta muy rara...

——Llámame como quieras, pero es lo que hay, al que no le guste que no contrate mis servicios, estamos en un mercado de libre comercio, Riesgo.

Riesgo, se le quedó mirando pensando que no le faltaba razón, cada cual le pone el precio que le da la gana a lo que vende, aunque ahora habría que ver como se lo explicaba a los clientes del pueblo, porque todo eso de los índices bursátiles estaban a años luz de su compresión y por su puesto, de dar una explicación creíble a sus convecinos.

01 agosto 2011

En memoria de un amigo "Monagas"


Fuiste uno de los grandes, de esos que son de otra pasta, siempre atento, siempre con el saludo, siempre con una sonrisa y siempre presente, llevando por bandera al Minerva, al blanco y al verde en lo más profundo de tu corazón.
Tú nos enseñaste lo que no sabíamos, eras la historia viva de nuestro bote y de nuestro deporte, contándonos aquellas regatas memorables en tus tiempos de gloria, aquellos en los que el Minerva fue lo más grande.
Nunca nos dejaste solos en nuestro navegar, desde el túnel hasta el final, siempre ahí, en las más alegres victorias y en las más amargas derrotas.
Adiós, Moganas, siempre te llevaremos en nuestros corazones y en nuestro navegar.