30 julio 2011

Vendo o alquilo corazón

Así rezaba el anuncio que leí en un periódico mientras me tomaba un café muy cargado y con una cucharada de leche condensada. Me sorprendió, lo recorté y lo guardé en la cartera.

Después de una noche de copas, cuando el día empezaba a despuntar, buscaba una esquina mugrienta donde sentarme y encontrar un resquicio de ánimo para llegar hasta casa. Rescaté mi cartera de uno de los bolsillos de la chaqueta y busqué los diez euros que siempre escondo para tomar un taxi que me lleve sano y salvo a casa. Los encontré y junto con el billete estaba el anuncio. Lo volví a leer y sonreí. Decidí llamar. Intenté utilizar la marcación por voz, pero mi smartphone todavía no estaba preparado para reconocer las voces resultantes de una noche cercana al coma etílico. Así que no me quedó otro remedio que la opción manual, que también resultó harto complicada, porque el teclado se multiplicaba, extrañamente para mi, por cuatro. Después de unos cuantos intentos y de no estar seguro de haber marcado el número correcto, el teléfono empezó a sonar. El sonido de la marcación me retumbaba en la cabeza y estuve a punto de mandarlo todo al carajo y seguir mi camino hacia el refugio seguro del hogar. Pero antes de colgar, una voz ronca pero femenina, preguntó con un humor de perros:

¿Quién coño es?

Llamaba por el anuncio... —le dije con mi voz quebrada y ronca de borracho ocasional.

¿Qué puto anuncio? —me preguntó con peor humor.

En ese momento pensé que me había equivocado o que había despertado a una pobre mujer a las siete de la mañana.

—Sí, el anuncio que vendía o alquilaba un corazón... —le respondí con la seguridad de que más pronto que tarde me iba a mandar al puto carajo.

—Ahhhh, el anuncio... —dijo arrastrando las palabras como si fueran las pesadas cadenas de un preso de la Bastilla.

—Sí, sí, —dije entusiasmado por haber acertado— estoy interesado en alquilarlo por unos meses, últimamente estoy falto de cariño.

—Llegas tarde, corazón... —me contestó mientras hacía una pausa casi dramática— lo vendí y un capullo sin escrúpulos, me lo destrozó. Todavía ando buscando sus trozos en los fondos de todas las copas que me bebo y en las que aún me quedan por beber.

—Ahh, lo siento —le contesté intentando ser un consuelo instantáneo que se diluyó en un milisegundo.

—Eso pasa —prosiguió como si mis palabras fueran como el murmullo del aleteo de un mosquito— cuando crees que jamás podrás amar. Yo me equivoqué, porque me enamoré hasta las trancas del hijoputa del comprador y cuando se dio cuenta, se acabó el negocio y me dejó tirada como una colilla. 

Hubo una pausa silenciosa, solo rota por el tintinear inconfundible de dos cubitos de hielo que caían en el fondo de un vaso y el posterior sonido de un liquido.

—Ahora déjame dormir, que cuando despierte, tengo que seguir buscando los trozos de mi corazón en el fondo de algún vaso sucio de Whisky.

Solo oí el sonido seco de los tonos monocordes cuando cortó la comunicación, sin despedirse, tampoco tenía porqué.

Me levanté, paré un taxi y me fui a casa, pensando en poner en venta mi corazón, por si tenía más suerte que esta infortunada vendedora de corazones.

También en: https://steemit.com/spanish/@moises-moran/vendo-o-alquilo-corazon

28 julio 2011

Me miró un niño

Con esta etiqueta, "Poemas del 81" voy a empezar a subir poemas que escribí en el camino a la adolescencia, ahí va el primero.

Me miró un niño

Le observaba, estaba quieto, estático,
estaba riendo, jugando con sus manos de pintura.
¡Cómo jugaba!

Me miró con sus ojos cielo, quedé apartado del mundo,
absortó, inmóvil, pensativo,
entré en su mundo de fantasía y me dormí.

Me miraba desde su trono rojo,
con cielo blanco,
con su mirada nítida, agradable y silenciosa de un niño,
me desperté, hablé, pensé,
esa mirada cuando le sonrío, esa mirada cuando 
le hablo, esa mirada cuando le regaño, esa mirada...

Sus ojos me decían mucho y no me decían nada,
esa mirada maravillosa, esa mirada ya no me mira,
se ha espantado por el tiempo,
maldito tiempo,
nunca volverá a mirarme
¡Nunca!
Se ha perdido en el tiempo, ha muerto aquella mirada
¡Ha muerto!

17 de mayo de 1981

25 julio 2011

¿Qué he leído? Yendo y viniendo de Conchi Hernández Romero

Mientras me leo una novela, suelo leer algún libro de relatos. En el caso que nos ocupa, me he leído Yendo y viniendo de Conchi Hernández Romero, un libro muy entretenido en el que la autora, compañera y amiga, desgrana una serie de relatos basados en sus vivencias personales y en su extraordinaria imaginación. No pueden dejar de leerlo.

YENDO Y VINIENDO. RELATOS

23 julio 2011

Yo te maté.

Sí, me acuerdo de ti, de cuando jugábamos en las calles corriendo detrás de tus fantasías que te explotaban como las flores en primavera, de cuando echábamos las cometas, aquellas con el alma de caña, que vestíamos con papeles multicolores y que pegábamos con papita asada, en un cacharro viejo con agua de alguna acequia cercana o cuando jugábamos en nuestro árbol blanco, pintando en la empedrada carretera, que le luego descubrí que era nuestra versión particular del béisbol.

Sí, me acuerdo de ti, de cuando construimos una gran tirolina, con un raído cable de acero que encontramos en uno de nuestros barrancos y nos tiramos con un viejo manillar de bicicleta, escupiéndole a la cara al peligro, o de cuando, con aquel apestoso colchón, nos tiramos por las laderas del Barranco de La Ballena en busca de la velocidad y la adrenalina nos salía por los poros.

¿Te maté o te fuiste muriendo poco a poco de aburrimiento? Porque, poco a poco, como carroñeras sin piedad, llegaron las responsabilidades, los horarios, las puntualidades, los salarios, los consumos, los que dirán, los que serás el día de mañana, los problemas por todo y por nada, las envidias, las venganzas...

Sí, lo sé, yo te mate.

Ahora te busco en los recuerdos, que es lo único que me queda, sumergirme en las profundidades, darte la mano y volver a ser el niño que fui, ese que de vez en cuando me toca a la puerta y me pregunta ¿jugamos?

También en:

https://steemit.com/spanish/@moises-moran/yo-te-mate

21 julio 2011

¿Qué estoy leyendo? 1Q84 de Haruki Murakami

Ahora me toca libro que es muy extenso, pero me interesa porque nunca he leído nada de autores japoneses y además tiene muy buen crítica. Espero divertirme.


FICHA TÉCNICA:
Número de páginas: 744
Género: Narrativa

Mi bonsay, una mimosa de la familia de las acacias.

¿Qué he leído? Pedro Páramo de Juan Rulfo

Por fin terminé de leerme Pedro Páramo de Juan Rulfo y como antaño, me pareció una novela bastante complicada de leer. Me gustan las novelas que tienen un hilo argumental claro y definido. Había momentos en que tenía que hacer esfuerzos para no perderme... En fin, no me la volveré a leer y les dicen que se la lean pues, ustedes mismos, paciencia.

15 julio 2011

Porque te quise tanto

Sabes que te quise tanto, que me quedé sin sangre en las venas por saborear tus besos, por sentir tu sublime cuerpo entre mis manos, que te entregué mi corazón en rodajas y te lo comiste como una hiena hambrienta, dejándolo destrozado en el desierto. Luego te fuiste, sin decir nada, relamiéndote la sangre de la comisura de tus pérfidos labios.
Sí, lloré tu partida en las escaleras de la soledad, comiéndome el rencor que me arrancaba de mi alma, enterrando la tristeza que me sangraba por los poros y huyendo de la desesperación porque quería destrozarme la cordura.
Te seguí de rodillas, en mis sueños, en mis delirios, recogiendo tus mentiras por las cloacas, tus sonrisas inventadas en las noches de tu ausencia, hasta que los gusanos del olvido acabaron comiéndose mis ojos secos de lágrimas. 
Ahora ruedo como una aulaga solitaria, dejándome llevar por el viento, durmiendo en los rincones oscuros de los pueblos muertos, esperando encontrar, de nuevo, un camino que seguir, un alma hermana a la que volver a amar.

También en:
https://steemit.com/spanish/@moises-moran/porque-te-quise-tanto

12 julio 2011

Fusilamiento

Tú eres la muerte, esa que se ríe, oculta tras los oscuros cañones de los rifles de la intolerancia. Tú, que te pavoneas, como una meretriz, en la corte de los cobardes. A ti, ahora, cuando el filo frío del cuchillo me presiona la garganta y las balas del odio me amenazan con derramar mis sesos en el barro, te digo que no te tengo miedo ni a tus garras ni a tus dentelladas.

¡Acaba conmigo! Moriré de pie, mirándote a los ojos, sin derramar una lágrima de desesperación, esperándote porque nunca los tuyos lograron ponerme de rodillas.

11 julio 2011

¿Qué estoy leyendo? Pedro Páramo de Juan Rulfo

Año de edición: Septiembre 2005Mejor decir que me lo estoy releyendo. En su momento me gustó, pero me lo quiero volver a leer después de más de veinte años.


Ficha técnica:

256 Páginas

¿Qué he leído? Relatos que me asustaron. Recopilación de Alfred Hitchcock

Después de algún tiempo, en el que he leído tres libros, por fin terminé el libro Relatos que me asustaron. Recopilación de Alfred Hitchcock. Como todas las recopilaciones de relatos, algunos son mejores que otros, según gustos, claro. Y a mí me gustaron algunos más que otros. Si tienes la posibilidad de encontrarlo, lo puedes leer a poquitos, como hice yo.

10 julio 2011

Las huellas en la arena

La encontré en la arena, nítida, valiente, retando a cada ola cadenciosa de mar, jugando a ser por unos instantes, permanecer en este mundo de servidumbres temporales, donde todo se juega al tiempo, donde asesinaron al arriero, al que le sonaban los ejes de su carreta porque les molestaba su dejarse llevar por la vida. Me detuve a mirarla, a verla desaparecer, porque el mar siempre termina ganando sobre las huellas que dejamos en la arena; a sus hijas les encanta jugar a borrarlas de las orillas de todas las playas.

08 julio 2011

¿Qué he leído? El poemario La voz mirada, de Aquiles Javier García Brito



Ayer terminé de leerme El poemario La voz mirada, de Aquiles Javier García Brito, un poemario que nos acerca a los rincones desconocidos del autor y descubrimos al poeta comprometido, intimo, entrañable y conocedor del oficio de poeta. No dejen de leerlo. 

Ficha técnica:
Páginas: 62
Editorial: Aguere e Idea

07 julio 2011

Tu firma

Busqué tu firma entre las cartas que enviaste hace años, esas, en las que el amor rondaba como un lobo hambriento por todos los cuadrados perfectos y azules. Aquella firma de trazo azul-borroso, que se había escapado de un bic de media tinta, mordido su caparazón y casi sin su cuerno de añil. Allí estabas, en tu firma, como siempre habías estado, esta vez sin poder escaparte, como lo hiciste aquel verano de mentiras y desencuentros. 
Solo me quedan tus firmas y tus cartas, porque el amor se enmoheció y se pudrió con el frío del invierno.

¿Qué he leído? Arminda, de Carmelo Romero Rodríguez

Esta novela, a través de una entrañable historia de amor, te sumerge en el espinoso y sangrante conflicto vasco. Con una narrativa ágil y amena, el autor desarrolla la historia de amor al tiempo que plantea la problemática vasca con toda crudeza.
Por otro lado, me pareció demasiado extensa, con partes que quizás se podrían haber obviado o reducido, y haber potenciado los conflictos que se plantean en la novela, pero claro, cada maestro tiene su librillo.
Si tienen oportunidad de leerla, no dejen de hacerlo.

06 julio 2011

La cultura del resentimiento


Ayer leí un manifiesto en el Canarias7, El “universo” Saavedra y el 2016: los motivos de un fracaso , firmado por una serie de personas de la cultura, que ponían en tela de juicio todo el proyecto de la Capitalidad Europea que había presentado Las Palmas de Gran Canaria y no dejan títere con cabeza, empezando por Jerónimo Saavedra. Supongo que esto que escribían ayer, lo pesaban anteayer y me pregunto, ¿por qué no lo manifestaron y denunciaron antes? ¿por no perjudicar a la candidatura o por nadar y guardar la ropa por si Las Palmas de Gran Canaria salía ganadora y no perder el trozo del pastel?

Me inclino por la segunda de las hipótesis, porque muchos de los firmantes, siempre han estado con sus satélites culturales, alrededor del poder establecido, con los mismos proyectos, que se repiten como el mojo, en busca del combustible subvencionado para seguir mamando de la teta gubernamental. 

Ahora se posicionan, mal, tarde y con un aderezo de resentimiento. Recordarles, que en esta ciudad, se hace mucha cultura que no tiene la necesidad de arrastrarse por las alfombras rojas de los palacetes, que no necesita subvenciones, sino sumar voluntades y que están trabajando, día a día, en sus proyectos, con la única esperanza de ser escuchados, leídos, vistos e interpretados sin esperar nada a cambio, quizás, un leve aplauso de reconocimiento por el trabajo realizado.

05 julio 2011

¡Usureros!

Bankia ya empieza a dar cachetadas, a diestro y siniestro, para tapar los agujeros negros que le están saliendo por todos lados. Como son pocas las comisiones que cobran, por capitalización, por mantenimiento, por transferencias, por tarjetas, por sacar dinero del banco, por las cartas, etc, etc. Ahora nos salen que quieren cobrar 2 € a aquellas cuentas que no superen el saldo medio los 2000 € cuando la mayoría de los mortales no llegamos a esos dos mil, ni en sueños. 

Es que la banca no se corta ni un pelo, ellos nunca pierden, ni si quiera jugando a perder lo hacen porque está todo escrito y estudiado en los tratados de la usura. Quizás quieran empezar a conseguir los objetivos para cobrar los 10,15 millones de euros que quieren embolsarse los principales directivos de Bankia. 

Cifras astronómicas y vergonzosas en la actual coyuntura de crisis en la que estamos inmersos. Alguien tiene que pararles los pies a estos usureros.