26 diciembre 2011

¿Qué estoy leyendo? El país de las últimas cosas de Paul Auster

Es la primera vez que abordo una libro de Paul Auster y empiezo con El país de las últimas cosas. Ya les contaré.

Ficha técnica:

Título: El país de las últimas cosas
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Páginas: 208
Colección: Compactos Anagrama

¿Qué no he leído? Los detectives salvajes de Roberto Bolaño

Al final no puedo con Roberto Balaño. Me fastidia dejar un libro justo cuando voy por la mitad, pero hasta alturas de la vida de lector, no estoy para aburrirme.

23 diciembre 2011

15 diciembre 2011

Ahora lo recuerdo

Sí, ahora lo recuerdo, era tu mirada lo que me confundía. Esa mirada limpia, que nunca pedía nada a cambio, que se entregaba como los besos del amanecer a cada nuevo día.

Sí, ahora lo recuerdo, eran tus ojos los que me confundían. Esos que me pedían, a gritos, lánzate, que yo te espero con los brazos del amor imaginado.

Sí, ahora lo recuerdo, eran tus caricias las que me confundían. Esas que me entregabas, sin esperarlo, con una sonrisa de mañana, a eso de las seis, cuando yo me abría paso entre la duermevela.

Sí, ahora lo recuerdo, eran tus besos los que me confundían. Esos que me lanzabas a escondidas cuando nadie te veía, porque creías en tu amor furtivo.

Sí, ahora lo recuerdo, era tu voz la que me confundía. Esa que me decía, Buenos días al encontrarnos en la estación de Guaguas, siempre a la misma hora, y Adiós, al bajarte en tu parada.

Sí, ahora lo recuerdo, era yo quien te amaba en silencio. Quien buscaba tu mirada antes de que amaneciera, el que se perdía en el negro de tus ojos, el que soñaba con tener la quimera de tus caricias en una noche de ensueño, el que se imaginaba todos tus besos en mi sedienta boca, el que rogaba a Dios encontrarte todos los días, porque por aquel entonces, tú eras el motivo de mi triste existencia.

06 diciembre 2011

¿Qué estoy leyendo? Los detectives salvajes de Roberto Bolaño

Después de algunas recomendaciones, me he decidido a leerme Los detectives salvajes de Roberto Bolaño. Ya les contaré.

Ficha técnica:
Páginas: 622
Editorial: Anagrama.
Año publicación: 1998




¿Qué he leído? ¿Qué estoy leyendo? Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami

Este japones no deja de sorprenderme con sus novelas de las que espero (no sé por qué) una acción trepidante pero que nunca llega y no puedo dejar de leerlo. Sin embargo, tengo que decir que me ha gustado mucho. En fin, así es Murakami.


09 noviembre 2011

Ha llegado la calma

La calma, ha llegado la calma,
con el primer amanecer del nuevo día,
y los rayos del Sol iluminan los caminos,
los nuevos caminos llenos de ilusión y de luz.

La esperanza, ha llegado la esperanza,
con las primeras sonrisas de los niños,
que son estrellas que iluminan el firmamento,
que llenan de alegría los tristes corazones,
que revolotean como mariposas ante nuestros ojos,
y convierten el más amargo invierno,
en la más cálida primavera.

La alegría, ha llegado la alegría,
que surge tras la desesperación por lo perdido,
por los que no están,
y se levanta despacio y dulce,
como la primera estrella que nace en el firmamento,
que guía al navegante hacia su puerto
atravesando los mares en la oscuridad

La solidaridad, ha llegado la solidaridad,
de los hermanos lejanos que tienden la mano,
para levantar las almas abatidas
tumbadas por el dolor y el miedo,
para darles miles de esperanzas
envueltas en el júbilo de nuestros corazones,
para quitarles la incertidumbre, que rompe el futuro,
y decirles con nuestros ojos, con nuestros abrazos,
con nuestras manos, con nuestras acciones,
y con todas nuestras fuerzas,
que no están solos al borde del camino,
que estamos junto a ellos
para caminar hacia ese futuro
lleno de claridad y de certeza.

28 de noviembre de 1998

"Acto de solidaridad realizado en Ciudad Deportiva Gran Canaria para los damnificados por el huracán Mitch en Centroamérica"

08 noviembre 2011

La mentira

Que todo cambiaría, dijeron y que todo sería diferente. Pasado el tiempo comprendió por qué habían mentido.

05 noviembre 2011

¿Qué estoy leyendo? Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami

Después de dos libros leídos de Murakami, abordo con interés Crónica del pájaro que da cuerda al mundo que me lo han recomendado. 

Ficha técnica:
NARRATIVA (F). Novela
País edición: España
688 pág.


No pude con Los caracoles no saben que son caracoles de Nuria Roca

Después de cien páginas leídas, no pude con el libro de Nuria Roca. Soy de los que buscan en los libros algo más que un pequeño culebrón más o menos bien contado. La cotidianidad puede ser un buen argumento para un historia, no lo dudo, pero si en las primeras páginas no captas la atención del lector, estás muerto. Me aburrió.   

03 noviembre 2011

¿Qué estoy leyendo? Los caracoles no saben que son caracoles de Nuria Roca

Abordo por primera vez un libro de Nuria Roca, los lectores dicen que es un libro muy entretenido y divertido. Eso, como siempre, ya les contaré.

Ficha técnica
288 páginas
Idioma: Español
Colección: ESPASA NARRATIVA

¿Qué he leído? Vida de Pi, de Yann Martel

Anoche terminé de leer Vida de Pi, de Yann Martel, un libro entretenido y que recomiendo. Les gustará.

27 octubre 2011

La cultura subvencionada

Tengo que reconocer, que soy un absoluto ignorante en lo referente al mundo de las subvenciones en el ámbito cultura.
Se me escapan qué empresas están afectadas por el recorte y cuáles viven sin recibir un euro de las administraciones y montan sus espectáculos con mayor o menor éxito.
Dicho esto, cierto es, que el tajo a la cultura es de los buenos, de esos que dejan una buena cicatriz y que te pierdes contando los puntos. La cultura es la primera que se lleva el primer martillazo.
Sin embargo, también es cierto, que la cultura subvencionada, se termina apoltronando y las visitas palaciegas a los políticos de turno, en busca de una subvención para este o aquel espectáculo, para este o aquel libro, para esta o aquella película, para esta o aquella obra de teatro, terminan convirtiéndose en procesión.
Se va perdiendo la esencia intrínseca que tiene la actividad cultural, que no es otra que el riesgo, porque desde que empiezas a crear, sabes que tu creación puede ser un éxito o terminar en un cajón oscuro cogiendo el polvo del olvido.
Quizás, en estas tierras, hemos perdido esa esencia, la del riesgo por llevar un proyecto cultural adelante, sin una subvención, sin tener que tocar a ninguna puerta y si no gusta, pues me voy para mi casa, y si es un éxito, nos llenaremos los zapatos de “mierda”.
Comparto muchos de los aspectos que se exponen en el manifiesto contra el recorte del 65% en cultura. Pero se olvidan que las empresas, muchas de ellas afectadas por el recorte y muchas en la plataforma, como tales, son entidades privadas que se crean con ánimo de lucro, o sea, para ganar dinero mediante la realización de su actividad empresarial y las actividades empresariales, desde mi punto de vista, no deben de ser subvencionables.
No se puede crear una empresa cultural con el objetivo que sea “subvencionable” y aquí estamos muy acostumbrados a la cultura de “si no obtengo subvención no muevo un dedo”.
Los empresarios, de la índole que sean, no pueden depender de una subvención para llevar a cabo sus proyectos empresariales, tienen que buscar fórmulas imaginativas para que sus productos sean vendibles y ganar el dinero suficiente para seguir creciendo. La cultura no tiene por qué ser diferente.
Si tu proyecto cultural no vende, no llena teatros, no llena salas de cine, por algo será, tendrás que reflexionar para mejorar y buscar un producto cultural que guste y termine dándote el merecido fruto por tu trabajo.
Por otra parte, existen otros colectivos, sin ánimo de lucro, que también crean cultura y que están ahí, haciendo teatro, películas, poesía, narrativa, danza, y a esos no se les ve en ningún listado de subvenciones, porque sencillamente no les hace falta.
Quizás sea a estos, a los que sí haya que subvencionar, porque su fin no es ganar dinero, sino generar cultura que traspasan a la sociedad sin recibir nada a cambio, solo su reconocimiento.
Hay que cambiar de modelo cultural, por uno más imaginativo, más atrevido, más atractivo, más independiente que termine cautivando a la sociedad; de otra forma, la cultura estará perdida para siempre.
Termino con una frase del grupo Abubukaka: si con 25 años de subvenciones los datos oficiales arrojan una media de 40 espectadores por sala, está claro que esa política es un fracaso, hay que cambiar el sistema (Diversia digital).

11 octubre 2011

¿Qué estoy leyendo? Vida de Pi de Yann Martel.

Me lo recomendaron hace algunos meses y lo comencé anoche. Ya les contaré.

Ficha técnica:
Número de páginas: 334 Páginas
Editorial: Booket

¿Qué no he podido leer? Cuentos completos. Edgar Allan Poe. Traducción de Julio Cortázar

Lo reconozco, no he podido con los cuentos de Poe. Avancé todo lo que pude, pero cada vez me costaba más avanzar y leer se me estaba convirtiendo en un sufrimiento, y eso no... Así que ahí estará, con aquellos otros que se han quedado en el camino. ¿Me estoy pasando al lado oscuro?

27 septiembre 2011

¿Qué estoy leyendo? Cuentos completos. Edgar Allan Poe. Traducción de Julio Cortázar

Después de Mark Twain, comienzo con los Cuentos completos de Edgar Allan Poe, la ya clásica traducción de Julio Cortázar. Seguro que me divertiré.


Ficha técnica:
Editorial: Edhasa. Enero 2009. 
Nº de páginas: 1024


¿Qué he leído? Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain

Ayer tarde, con una día magnífico en la playa de Las Canteras, terminé de leer, Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain. Un libro muy interesante que me llevó, por momentos, a aquellos años de mi infancia. Si no te lo has leído, no pierdas la oportunidad, este es un libro que se lee solo.


15 septiembre 2011

La suerte estaba echada

La suerte estaba echada y no había vuelta atrás. Llevaba treinta y cinco años jugando al mismo número, el 30510 y nunca le había tocado ni un mísero céntimo, nada de nada.
Después de los primeros cinco años de estar abonado, ya comenzó a sospechar que ese número estaba gafado, pero ¿cómo iba a dejar de jugar después de tantos años? Así que continuó jugando, año tras año, como el que mantiene una promesa y con la íntima esperanza de que algún día le tocara.
Sin embargo, los años pasaron y la suerte también.
Había llegado el día en el que jugaría por última vez al 30510, no había vuelta atrás.
Después del sorteo, se conectó a Internet desde su móvil, miró el número que había resultado ganador y otra vez la suerte le había esquivado. Observó el número y lo susurró al viento: treinta mil quinientos diez. Luego lo rompió en pedazos y los lanzó al aire.
Dio media vuelta y se dirigió a la administración de loterías,  compró el 55935 y le dijo al lotero que quería abonarse a ese número. ¿Y qué hacemos con el 30510? Ya no voy a seguir jugando. ¿Seguro? Mira que si sale, te vas a arrepentir toda la vida. La decisión está tomada, ya no hay vuelta atrás.
Salió de la administración de loterías con el 55935 en la mano, con un desasosiego que le oprimía el pecho y con las palabras del lotero que campaban a sus anchas por su cerebro: Mira que si sale, te vas a arrepentir toda la vida.
Se quedó un momento delante de la puerta de la administración, dio media vuelta, volvió a entrar y le dijo al lotero:
——Dame mi número, quiero seguir con el abono.
——¿Y qué hacemos con el 55935? ¿Cancelo el abono?
——No, no lo canceles, vamos a ampliar horizontes, a ver si la suerte termina llegando.
——Los números de lotería, amigo, son como las buenas amantes, nunca puedes dejarlas porque siempre las tienes en la cabeza ——sentenció el lotero.
——Sí, como las buenas amantes... ——le dijo mientras cogía el camino para ir a su casa y pensando que él nunca había tenido amantes pero sí un número que nunca salía.
El sábado siguiente trabajó muy duro, estaba muy cansado de ir de puerta en puerta, vendiendo seguros de vida. Se palpó la cartera y pensó en el sorteo. Tenía el pálpito de que ese era el día en que podía cambiar su suerte. Un sueldo para toda la vida y 5.000.000 € en un pago único. Así rezaba el anuncio. Eso era lo que él necesitaba para dedicarse a la vida contemplativa, un golpe de suerte.
Llegó a su casa cuando casi estaba oscureciendo y se puso cómodo. Se sentó en el sillón frente al televisor con una pizza y una cerveza. Tomó buena cuenta de la Margarita, y se bebió tres cervezas más mientras esperaba el comienzo del sorteo. El sorteo empezó y se tumbó en el sofá.
Seguía con atención el giro del bombo y cómo las bolas iban de un lado para otro en su interior, siguiendo el mandato imperativo de las leyes de la física y de la probabilidad. Intentó seguir los números que él estaba jugando, pero iban a demasiada velocidad, de arriba abajo, de izquierda a derecha, pero continuó siguiéndolas como si estuviera hipnotizado o en trance.
Las bolas de la suerte comenzaron a salir. El cinco. Ya tengo uno, se dijo mentalmente. El cinco. Otro, volvió a repetir. El nueve, ¡Otro! Gritó. El tres, ¡No puede ser! Su corazón comenzó a latir con mucha rapidez y el cuerpo le temblaba. El cinco. Dio un salto de alegría con el número en la mano, ¡me ha tocado!, ¡me ha tocado! ¡Por fin me ha tocado!
Sin embargo, comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho, como si le apretasen el corazón y quisieran arrancárselo. Un sudor frío le recorrió todo el cuerpo y sintió como el brazo izquierdo se le agarrotaba. Se puso de rodillas y cayó de bruces. Se arrastró por el suelo en un intento de alcanzar el teléfono para llamar al 112. Pero se había quedado sin fuerzas.
Tirado en el suelo, frente al televisor, tenía una visión perfecta de su número, de su serie y de los bombos. Sentía como se le iba la vida y sin soltar el 55935, su última visión fue de la bola con el número de serie que le concedía un sueldo de 72.000 € para toda la vida y de la bola especial, que le otorgaba el premio único de 5.000.000 €. En un instante de lucidez, pensó que, la suerte, se había burlado definitivamente de él.
Pero el sonido de su móvil se oía con insistencia y pensó que si estaba muerto, no podría oírlo y se despertó de forma brusca. Se había quedado dormido siguiendo las bolas del bombo y había tenido una horrible pesadilla. La pizza,  las cuatro cervezas y el cansancio habían hecho su efecto.
Cogió su móvil y se conectó a Internet para comprobar si había tenido suerte, sin embargo, tampoco en esta ocasión la había tenido, había que seguir jugando.

14 septiembre 2011

¿Qué estoy leyendo? Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain

Más bien tarde, lo reconozco, tengo en mi mochila a Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain. Tenía que haberlo hecho en mi infancia, pero no me dieron la oportunidad de disfrutar de la lectura a esa tierna edad. Está claro que a mi hijo se lo pondré en bandeja para que lo haga.

Ficha técnica
Autor: Mark Twain
Año de publicación: 1876
Nº de páginas: 80



¿Qué he leído? Tokio Blues de Haruki Murakami

Ayer terminé Tokio Blues de Haruki Murakami y tengo una sensación extraña. Por una parte, me gustó como está escrito, de una forma sencilla, sin muchas florituras y con estilo muy cuidado. De hecho, me lo leí con gusto. Sin embargo, la historia me pareció insulsa, no sé, falta de pimienta. Me adentré en la novela como el que baja por un río en calma, esperando, en cada recodo, que comenzaran los rápidos,  pero estos nunca llegaron. Quizás esa era intención de Murakami. Tengo que decir que lo menos que me gustó fue el final, pero sobre finales hay mucho escrito. ¿Recomendarlo? Si y no, en este caso no soy de mucha ayuda.

07 septiembre 2011

Anoche me amaste como nunca

Anoche me amaste como nunca lo habías hecho; tus besos fueron dardos apasionados, tu lengua, un huracán libidinoso y tus caricias, olas furiosas que rompían con frenesí en mí. Recorriste mi cuerpo como buscando agua en el desierto, bebiéndote el sudor de mis poros, para calmar la sed de la tempestad de lascivia que estaba arreciando dentro de ti. Yo me dejé llevar, como una pluma en el torrente de tu pasión desenfrenada, por el placer de sentirme objeto de tu deseo y del arrebato de tu sexo.



01 septiembre 2011

Dame una mentira

Dame algo, aunque sea una mentira, para seguir creyendo que aún me quieres, que todavía me deseas, que te mueres por mis besos y por mis caricias. ¡Miénteme! hasta que mi amor se evapore con el calor de tus desaires, hasta que mis lágrimas se conviertan en polvo y mi corazón deje de correr tras tus sombras. Después vete como viniste, en silencio y con una sonrisa, que yo seguiré recordando tus mentiras para no olvidarte.



31 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Tokio Blues de Haruki Murakami

Siguiendo la recomendación de una amiga, he decido leerme otra novela de Haruki Murakami, Tokio Blues. Ya les contaré.

Ficha técnica:
Nº páginas: 383 pags
Lengua: CASTELLANO
Año de edición:2005


¿Qué he leído? Cuentos completos de Anton Chejov

Hoy terminé de leerme los Cuentos completos de Anton Chejov que era un cuenta pendiente con este autor. Como ocurre con los libros de cuentos o de relatos, siempre hay algunos que te gustan, otros que no tanto y pocos, muy raros. Si te apetece leerlos, hazlo pero ten en cuenta que te sumerges en cuentos escritos hace dos siglos.

30 agosto 2011

¿Moriré en el desierto?


El Cuerno de África se muere de hambre, sí, se muere de hambre y esa muerte se hace más visible en miles de niñas y niños, que están muriendo por falta de recursos para que puedan llevarse un poco de alimento que los salve de una muerte segura.
Y su vida pende de un hilo, un hilo tan frágil que se rompe cada minuto que pasa, mientras, los gobiernos occidentales, miran para otro lado porque están más preocupados por el déficit coyuntural y la prima de riesgo.
Creo que si los gobiernos no dan el paso, somos los ciudadanos los que tenemos que darlo, a través de nuestras donaciones desinteresadas a las ONGs que están trabajando sobre el terreno; un euro tuyo puede salvar una vida.
Dice un estudio, que un alto porcentaje de españoles cambiamos de canal cuando sale una noticia sobre el hambre en la televisión; pues yo te pido que no cambies de canal y que tomes partido. 
Párate un segundo, analiza tu situación económica, ¿cuánto podrías aportar? La respuesta solo la tienes tú. 
Si decides colaborar, aquí puedes hacerlo:

26 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Cuentos completos de Anton Chejov

Después de leerme algunos cuentos aislados, he encontrado una recopilación de cuentos Anton Chejov. Ya les contaré.

25 agosto 2011

¿Qué he leído? Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi.

Ayer terminé de leer Sostiene Pereira. Antonio Tabucchi, una novela corta, pero llena de cosas interesantes y muy bien escrita. Sí la encuentras, no dejas de leerla.


22 agosto 2011

¿Qué estoy leyendo? Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi


Un amigo me recomendó este libro, Sostiene Pereira. Antonio Tabucchi y me está encantando, ya les contaré.


¿Qué he leído? 1Q84 de Haruki Murakami

Por fin terminé 1Q84 de Haruki Murakami, un libro muy entretenido pese a su extensión ya que son dos libros en uno. Me gustó mucho la trama, muy interesante y bien planteada, aunque, como todos los libros extensos, había partes de capítulos que podían perfectamente haberse excluido y también el final me pareció falto de intensidad, quizás porque todavía queda una tercera parte que según dicen estará por aquí en otoño. Si tienen oportunidad de leerlo, háganlo, la historia no les dejará indiferente.


03 agosto 2011

La prima de Riesgo. Un relato financiero


Riesgo era un hombre tranquilo, a pesar de tener un nombre tan intrépido. Pero tenía una prima que lo traía por la calle de la amargura y no porque estuviera todo el día de cama en cama a cambio de una pasta, que ella veía como una transacción comercial entre adultos, si no porque cada día ponía un precio distinto a sus servicios carnales.

Todos los lugareños iban a quejarse a Riesgo por los cambios diarios en el precio de los servicios sexuales de su prima y es que ella vivía con él y él era centro de sus quejas, porque no se atrevían a planteárselas a ella, por si le daba por restringir el servicio, que en el pueblo era muy escaso y de dudosa calidad.

Él les decía que poco podía hacer, porque su prima era una profesional independiente, cuyas dos únicas relaciones eran, la materno-familiar y la económica-residencial, pero que se comprometía a hablar con ella de ese asunto comercial.

Llevando a cabo, sin demora, su compromiso, Riesgo habló con ella y yendo directo al grano, le preguntó:

——Prima, ¿por qué cambias a diario el precio de tus servicios a los clientes? No dejan de quejarse.

La prima de Riesgo se le quedó mirando y al instante le dijo:

——Tengo algún dinero invertido en bolsa y el precio lo establezco en función de una variante matemática resultante del análisis de todas las bolsas del mundo, ya sabes, el Ibex 35, el índice Nikkei, Dow Jones, eurostoxx, etc... De ahí sale el precio. Sencillo como la vida misma.

——¿Sencillo como la vida misma? Pero, ¿quién coño entiende eso, prima? ¿Tú se lo explicas a tus clientes?

——No tengo porqué, yo pongo el precio a un producto y el que quiere lo paga. Además, con la crisis, la bolsa está de capa caída y la que estoy perdiendo dinero soy yo, deberían de estar dando saltos, llevo seis meses bajando el precio día a día.

——Pero, ¿por qué no pones un precio fijo y si quieres le subes el IPC cuando empiece el año?

——No me gusta el Indice de Precios al Consumo, no es real, es un invento para fastidiar a los consumidores y yo no voy a entrar en ese juego. Prefiero los índices bursátiles, es más divertido, más emocionante, no sé, me gustan.

——Tú eres una puta muy rara...

——Llámame como quieras, pero es lo que hay, al que no le guste que no contrate mis servicios, estamos en un mercado de libre comercio, Riesgo.

Riesgo, se le quedó mirando pensando que no le faltaba razón, cada cual le pone el precio que le da la gana a lo que vende, aunque ahora habría que ver como se lo explicaba a los clientes del pueblo, porque todo eso de los índices bursátiles estaban a años luz de su compresión y por su puesto, de dar una explicación creíble a sus convecinos.

01 agosto 2011

En memoria de un amigo "Monagas"


Fuiste uno de los grandes, de esos que son de otra pasta, siempre atento, siempre con el saludo, siempre con una sonrisa y siempre presente, llevando por bandera al Minerva, al blanco y al verde en lo más profundo de tu corazón.
Tú nos enseñaste lo que no sabíamos, eras la historia viva de nuestro bote y de nuestro deporte, contándonos aquellas regatas memorables en tus tiempos de gloria, aquellos en los que el Minerva fue lo más grande.
Nunca nos dejaste solos en nuestro navegar, desde el túnel hasta el final, siempre ahí, en las más alegres victorias y en las más amargas derrotas.
Adiós, Moganas, siempre te llevaremos en nuestros corazones y en nuestro navegar.

30 julio 2011

Vendo o alquilo corazón

Así rezaba el anuncio que leí en un periódico mientras me tomaba un café muy cargado y con una cucharada de leche condensada. Me sorprendió, lo recorté y lo guardé en la cartera.

Después de una noche de copas, cuando el día empezaba a despuntar, buscaba una esquina mugrienta donde sentarme y encontrar un resquicio de ánimo para llegar hasta casa. Rescaté mi cartera de uno de los bolsillos de la chaqueta y busqué los diez euros que siempre escondo para tomar un taxi que me lleve sano y salvo a casa. Los encontré y junto con el billete estaba el anuncio. Lo volví a leer y sonreí. Decidí llamar. Intenté utilizar la marcación por voz, pero mi smartphone todavía no estaba preparado para reconocer las voces resultantes de una noche cercana al coma etílico. Así que no me quedó otro remedio que la opción manual, que también resultó harto complicada, porque el teclado se multiplicaba, extrañamente para mi, por cuatro. Después de unos cuantos intentos y de no estar seguro de haber marcado el número correcto, el teléfono empezó a sonar. El sonido de la marcación me retumbaba en la cabeza y estuve a punto de mandarlo todo al carajo y seguir mi camino hacia el refugio seguro del hogar. Pero antes de colgar, una voz ronca pero femenina, preguntó con un humor de perros:

¿Quién coño es?

Llamaba por el anuncio... —le dije con mi voz quebrada y ronca de borracho ocasional.

¿Qué puto anuncio? —me preguntó con peor humor.

En ese momento pensé que me había equivocado o que había despertado a una pobre mujer a las siete de la mañana.

—Sí, el anuncio que vendía o alquilaba un corazón... —le respondí con la seguridad de que más pronto que tarde me iba a mandar al puto carajo.

—Ahhhh, el anuncio... —dijo arrastrando las palabras como si fueran las pesadas cadenas de un preso de la Bastilla.

—Sí, sí, —dije entusiasmado por haber acertado— estoy interesado en alquilarlo por unos meses, últimamente estoy falto de cariño.

—Llegas tarde, corazón... —me contestó mientras hacía una pausa casi dramática— lo vendí y un capullo sin escrúpulos, me lo destrozó. Todavía ando buscando sus trozos en los fondos de todas las copas que me bebo y en las que aún me quedan por beber.

—Ahh, lo siento —le contesté intentando ser un consuelo instantáneo que se diluyó en un milisegundo.

—Eso pasa —prosiguió como si mis palabras fueran como el murmullo del aleteo de un mosquito— cuando crees que jamás podrás amar. Yo me equivoqué, porque me enamoré hasta las trancas del hijoputa del comprador y cuando se dio cuenta, se acabó el negocio y me dejó tirada como una colilla. 

Hubo una pausa silenciosa, solo rota por el tintinear inconfundible de dos cubitos de hielo que caían en el fondo de un vaso y el posterior sonido de un liquido.

—Ahora déjame dormir, que cuando despierte, tengo que seguir buscando los trozos de mi corazón en el fondo de algún vaso sucio de Whisky.

Solo oí el sonido seco de los tonos monocordes cuando cortó la comunicación, sin despedirse, tampoco tenía porqué.

Me levanté, paré un taxi y me fui a casa, pensando en poner en venta mi corazón, por si tenía más suerte que esta infortunada vendedora de corazones.

28 julio 2011

Me miró un niño

Con esta etiqueta, "Poemas del 81" voy a empezar a subir poemas que escribí en el camino a la adolescencia, ahí va el primero.

Me miró un niño

Le observaba, estaba quieto, estático,
estaba riendo, jugando con sus manos de pintura.
¡Cómo jugaba!

Me miró con sus ojos cielo, quedé apartado del mundo,
absortó, inmóvil, pensativo,
entré en su mundo de fantasía y me dormí.

Me miraba desde su trono rojo,
con cielo blanco,
con su mirada nítida, agradable y silenciosa de un niño,
me desperté, hablé, pensé,
esa mirada cuando le sonrío, esa mirada cuando 
le hablo, esa mirada cuando le regaño, esa mirada...

Sus ojos me decían mucho y no me decían nada,
esa mirada maravillosa, esa mirada ya no me mira,
se ha espantado por el tiempo,
maldito tiempo,
nunca volverá a mirarme
¡Nunca!
Se ha perdido en el tiempo, ha muerto aquella mirada
¡Ha muerto!

17 de mayo de 1981

25 julio 2011

¿Qué he leído? Yendo y viniendo de Conchi Hernández Romero

Mientras me leo una novela, suelo leer algún libro de relatos. En el caso que nos ocupa, me he leído Yendo y viniendo de Conchi Hernández Romero, un libro muy entretenido en el que la autora, compañera y amiga, desgrana una serie de relatos basados en sus vivencias personales y en su extraordinaria imaginación. No pueden dejar de leerlo.

YENDO Y VINIENDO. RELATOS

23 julio 2011

Yo te maté.

Sí, me acuerdo de ti, de cuando jugábamos en las calles corriendo detrás de tus fantasías que te explotaban como las flores en primavera, de cuando echábamos las cometas, aquellas con el alma de caña, que vestíamos con papeles multicolores y que pegábamos con papita asada, en un cacharro viejo con agua de alguna acequia cercana o cuando jugábamos en nuestro árbol blanco, pintando en la empedrada carretera, que le luego descubrí que era nuestra versión particular del béisbol.

Sí, me acuerdo de ti, de cuando construimos una gran tirolina, con un raído cable de acero que encontramos en uno de nuestros barrancos y nos tiramos con un viejo manillar de bicicleta, escupiéndole a la cara al peligro, o de cuando, con aquel apestoso colchón, nos tiramos por las laderas del Barranco de La Ballena en busca de la velocidad y la adrenalina nos salía por los poros.

¿Te maté o te fuiste muriendo poco a poco de aburrimiento? Porque, poco a poco, como carroñeras sin piedad, llegaron las responsabilidades, los horarios, las puntualidades, los salarios, los consumos, los que dirán, los que serás el día de mañana, los problemas por todo y por nada, las envidias, las venganzas...

Sí, lo sé, yo te mate.

Ahora te busco en los recuerdos, que es lo único que me queda, sumergirme en las profundidades, darte la mano y volver a ser el niño que fui, ese que de vez en cuando me toca a la puerta y me pregunta ¿jugamos?

21 julio 2011

¿Qué estoy leyendo? 1Q84 de Haruki Murakami

Ahora me toca libro que es muy extenso, pero me interesa porque nunca he leído nada de autores japoneses y además tiene muy buen crítica. Espero divertirme.


FICHA TÉCNICA:
Número de páginas: 744
Género: Narrativa

Mi bonsay, una mimosa de la familia de las acacias.

¿Qué he leído? Pedro Páramo de Juan Rulfo

Por fin terminé de leerme Pedro Páramo de Juan Rulfo y como antaño, me pareció una novela bastante complicada de leer. Me gustan las novelas que tienen un hilo argumental claro y definido. Había momentos en que tenía que hacer esfuerzos para no perderme... En fin, no me la volveré a leer y les dicen que se la lean pues, ustedes mismos, paciencia.

15 julio 2011

Porque te quise tanto

Sabes que te quise tanto, que me quedé sin sangre en las venas por saborear tus besos, por sentir tu sublime cuerpo entre mis manos, que te entregué mi corazón en rodajas y te lo comiste como una hiena hambrienta, dejándolo destrozado en el desierto. Luego te fuiste, sin decir nada, relamiéndote la sangre de la comisura de tus pérfidos labios.
Sí, lloré tu partida en las escaleras de la soledad, comiéndome el rencor que me arrancaba de mi alma, enterrando la tristeza que me sangraba por los poros y huyendo de la desesperación porque quería destrozarme la cordura.
Te seguí de rodillas, en mis sueños, en mis delirios, recogiendo tus mentiras por las cloacas, tus sonrisas inventadas en las noches de tu ausencia, hasta que los gusanos del olvido acabaron comiéndose mis ojos secos de lágrimas. Ahora, ruedo como una aulaga solitaria, dejándome llevar por el viento, durmiendo en los rincones oscuros de los pueblos muertos, esperando encontrar de nuevo un camino que seguir, un alma hermana a la que volver a amar.

12 julio 2011

Fusilamiento

Tú eres la muerte, esa que se ríe, oculta tras los oscuros cañones de los rifles de la intolerancia. Tú, que te pavoneas, como una meretriz, en la corte de los cobardes. A ti, ahora, cuando el filo frío del cuchillo me presiona la garganta y las balas del odio me amenazan con derramar mis sesos en el barro, te digo que no te tengo miedo ni a tus garras ni a tus dentelladas.

¡Acaba conmigo! Moriré de pie, mirándote a los ojos, sin derramar una lágrima de desesperación, esperándote porque nunca los tuyos lograron ponerme de rodillas.

11 julio 2011

¿Qué estoy leyendo? Pedro Páramo de Juan Rulfo

Año de edición: Septiembre 2005Mejor decir que me lo estoy releyendo. En su momento me gustó, pero me lo quiero volver a leer después de más de veinte años.


Ficha técnica:

256 Páginas

¿Qué he leído? Relatos que me asustaron. Recopilación de Alfred Hitchcock

Después de algún tiempo, en el que he leído tres libros, por fin terminé el libro Relatos que me asustaron. Recopilación de Alfred Hitchcock. Como todas las recopilaciones de relatos, algunos son mejores que otros, según gustos, claro. Y a mí me gustaron algunos más que otros. Si tienes la posibilidad de encontrarlo, lo puedes leer a poquitos, como hice yo.

10 julio 2011

Las huellas en la arena

La encontré en la arena, nítida, valiente, retando a cada ola cadenciosa de mar, jugando a ser por unos instantes, permanecer en este mundo de servidumbres temporales, donde todo se juega al tiempo, donde asesinaron al arriero, al que le sonaban los ejes de su carreta porque les molestaba su dejarse llevar por la vida. Me detuve a mirarla, a verla desaparecer, porque el mar siempre termina ganando sobre las huellas que dejamos en la arena; a sus hijas les encanta jugar a borrarlas de las orillas de todas las playas.

08 julio 2011

¿Qué he leído? El poemario La voz mirada, de Aquiles Javier García Brito



Ayer terminé de leerme El poemario La voz mirada, de Aquiles Javier García Brito, un poemario que nos acerca a los rincones desconocidos del autor y descubrimos al poeta comprometido, intimo, entrañable y conocedor del oficio de poeta. No dejen de leerlo. 

Ficha técnica:
Páginas: 62
Editorial: Aguere e Idea

07 julio 2011

Tu firma

Busqué tu firma entre las cartas que enviaste hace años, esas, en las que el amor rondaba como un lobo hambriento por todos los cuadrados perfectos y azules. Aquella firma de trazo azul-borroso, que se había escapado de un bic de media tinta, mordido su caparazón y casi sin su cuerno de añil. Allí estabas, en tu firma, como siempre habías estado, esta vez sin poder escaparte, como lo hiciste aquel verano de mentiras y desencuentros. 
Solo me quedan tus firmas y tus cartas, porque el amor se enmoheció y se pudrió con el frío del invierno.

¿Qué he leído? Arminda, de Carmelo Romero Rodríguez

Esta novela, a través de una entrañable historia de amor, te sumerge en el espinoso y sangrante conflicto vasco. Con una narrativa ágil y amena, el autor desarrolla la historia de amor al tiempo que plantea la problemática vasca con toda crudeza.
Por otro lado, me pareció demasiado extensa, con partes que quizás se podrían haber obviado o reducido, y haber potenciado los conflictos que se plantean en la novela, pero claro, cada maestro tiene su librillo.
Si tienen oportunidad de leerla, no dejen de hacerlo.

06 julio 2011

La cultura del resentimiento


Ayer leí un manifiesto en el Canarias7, El “universo” Saavedra y el 2016: los motivos de un fracaso , firmado por una serie de personas de la cultura, que ponían en tela de juicio todo el proyecto de la Capitalidad Europea que había presentado Las Palmas de Gran Canaria y no dejan títere con cabeza, empezando por Jerónimo Saavedra. Supongo que esto que escribían ayer, lo pesaban anteayer y me pregunto, ¿por qué no lo manifestaron y denunciaron antes? ¿por no perjudicar a la candidatura o por nadar y guardar la ropa por si Las Palmas de Gran Canaria salía ganadora y no perder el trozo del pastel?

Me inclino por la segunda de las hipótesis, porque muchos de los firmantes, siempre han estado con sus satélites culturales, alrededor del poder establecido, con los mismos proyectos, que se repiten como el mojo, en busca del combustible subvencionado para seguir mamando de la teta gubernamental. 

Ahora se posicionan, mal, tarde y con un aderezo de resentimiento. Recordarles, que en esta ciudad, se hace mucha cultura que no tiene la necesidad de arrastrarse por las alfombras rojas de los palacetes, que no necesita subvenciones, sino sumar voluntades y que están trabajando, día a día, en sus proyectos, con la única esperanza de ser escuchados, leídos, vistos e interpretados sin esperar nada a cambio, quizás, un leve aplauso de reconocimiento por el trabajo realizado.

05 julio 2011

¡Usureros!

Bankia ya empieza a dar cachetadas, a diestro y siniestro, para tapar los agujeros negros que le están saliendo por todos lados. Como son pocas las comisiones que cobran, por capitalización, por mantenimiento, por transferencias, por tarjetas, por sacar dinero del banco, por las cartas, etc, etc. Ahora nos salen que quieren cobrar 2 € a aquellas cuentas que no superen el saldo medio los 2000 € cuando la mayoría de los mortales no llegamos a esos dos mil, ni en sueños. 

Es que la banca no se corta ni un pelo, ellos nunca pierden, ni si quiera jugando a perder lo hacen porque está todo escrito y estudiado en los tratados de la usura. Quizás quieran empezar a conseguir los objetivos para cobrar los 10,15 millones de euros que quieren embolsarse los principales directivos de Bankia. 

Cifras astronómicas y vergonzosas en la actual coyuntura de crisis en la que estamos inmersos. Alguien tiene que pararles los pies a estos usureros.

23 junio 2011

Hogueras de San Juan

Todavía recuerdo las hogueras de San Juan de mi infancia, aquellas que construíamos como una gran montaña perecedera, que solo tendría unas horas de vida. Recorríamos el barrio tocando todas las puertas para recoger sillas de tres patas, mesillas de noche sin cajones, puertas viejas que jamás serían abiertas, colchones desvencijados con miles de historias inconfesables, palomares abandonados y espejos rotos que ya habían maldecido. Todo lo que no se quería, esa noche se quemaba. Luego buscábamos un solar y comenzábamos a construir la montaña de trastos, con la vana ilusión de llegar a tocar el cielo. Y comenzaba la quema. Nos quedábamos prendados del fuego, viendo como una llama inofensiva se transformaba en un monstruo incontrolable que todo lo devoraba. Los presentes, sin excepción, nos dejábamos llevar por la magia del fuego, siguiendo el baile cautivador de sus llamas, que seguían los compases de una música que nosotros nunca llegaríamos a oír. Después el monstruo, ya saciado, se iba calmando y se dejaba caer hasta morir. Era entonces cuando nos atrevíamos a atacar su ardiente castillo, hasta ahora inexpugnable y saltábamos sobre él, hasta que por fin, se rendía a nuestros pies. Habíamos vencido. 
Hoy ya no quedan puertas viejas, sillas cojas, espejos rotos y colchones meados que quemar. Ya no quedan solares donde construir montañas de trastos inservibles, para quemarlos a la luz de la luna, aunque sí quedan muchas cosas para meter en la hoguera, pero esa es otra historia.

22 junio 2011

¿Qué he leído? Anecdotario Marítimo del Puerto de La Luz y de Las Palmas de Fernando Rodríguez Hernández

Ustedes saben que, de vez en cuando, leo dos libros a la vez. Esta vez me leí el Anecdotario Marítimo del Puerto de La Luz y de Las Palmas de Fernando Rodríguez Hernández. Tuve el placer de conocer a su autor en unas sesiones de rehabilitación para mi maltrecha espalda. Durante las horas rehabilitadoras, departimos sobre literatura. Yo le hablé de mis libros y el me habló del suyo. Y como no podía ser menos, me leí su libro. Tengo que decir que me encantó, porque es fácil de leer, bien contado y, sobre todo, un fiel reflejo de la vivencias de Fernando durante su vida laboral en el Puerto de La Luz y de Las Palmas. Si tienen la oportunidad de leerlo, háganlo, no se arrepentirán. 


16 junio 2011

Así, no.

Está claro que el movimiento 15 M tiene toda la legitimidad para salir a la calle y denunciar los abusos e injusticias del sistema, manifestándose en cualquier parte y de la manera que crea oportuna. Pero lo vivido ayer en el parlamento de Cataluña, no tiene ni explicación ni justificación, porque la violencia es el único camino que nos lleva hacia las cavernas. El uso de la violencia desligitima cualquier protesta, porque no lleva a ningún lado, solo dar la justificación perfecta, para que el aparato del estado utilice todas las herramientas (que tiene y muy poderosas) represoras para partir por el eje a cualquier movimiento social. Por desgracia, la historia está llena de este tipo de experiencias, en el que el estado se acaba imponiendo con la bota y la porra.
No podemos darles esa justificación, esa no, la lucha tiene que ser siempre no violenta, dura y pertinaz.