07 mayo 2010

Cómo autopublicarse y no morir en el intento.

Foto: Tania Gomezdaza
Está claro que los que nos dedicamos a esto de escribir, nos gusta ver nuestros trabajos negro sobre blanco y en papel, independientemente de que hayamos publicado, con más o menos éxito, en los mares impetuosos de Internet porque todavía queda mucho camino por recorrer para que las publicaciones digitales se hagan universales y asequibles a todos los internautas.
La primera opción cuando tenemos un material en principio publicable, es enviarlo a las editoriales para ver si salta la liebre, les gusta y nos lo publican. Pero en la actual coyuntura económica, las editoras están apostando por los valores seguros o que tú vengas con alguna subvención bajo el brazo que cubra sus gastos y sus expectativas de beneficio. Pero esto rara vez ocurre. Entonces, las editoriales nos hablan de la coedición como la única salida viable y fiable. Esta consiste en que ambos, editorial y escritor, unen sus esfuerzos para que tu obra vea la luz del Sol y llegue a las librerías. Pero al final, los esfuerzos económicos, porque los otros se pierden en una verborrea inentendible, salen en exclusiva de tu bolsillo. Si decides por esta vía, verás tus libros en las estanterías, pero jamás de los jamaces sabrás cuántos libros has vendido y mucho menos, el beneficio de su venta. Habrás pagado y te quedarás mirando al cielo esperando, cual mana, que algún día la editorial haga efectivo el nimio 10% de tus ventas.
Entonces la alternativa es la autopublicación, que, a primera vista, podría parecer un camino empedrado y lleno de rincones oscuros, pero nada más lejos de realidad: autopublicarse es una alternativa válida que con un poco de paciencia y con recursos económicos mínimos, puede llevarse a cabo una publicación con la misma calidad que la de una editorial.
Con la vía de la autopublicación, verás tu libro en la calle, podrás sufragar los gastos de su publicación e incluso tener un beneficio que, en la mayoría de los casos, supera el 10% y te ahorrarás un 33% del precio medio que piden las editoriales para una tirada de 200 ejemplares.
A estas alturas, te estarás preguntando cuáles son los pasos para autopublicarse, pues son los siguientes:
  1. Corregir.  Este aspecto es muy importante para que tu obra esté en la calle con los menos errores posibles. Lo que suelo hacer es corregirlo yo, luego se lo entrego a algunos amigos de confianza para que lo corrijan y luego lo vuelvo a corregir.
  2. Maquetar. Es sencillo si tienes conocimientos básicos en Word, si no los tienes, pues pones en San Google: como maquetar un libro con word y te saldrán muchas direcciones con manuales de como hacerlo.
  3. Solicitar el ISBN. Lo puedes hacer por correo, rellenando este formulario  y enviándolo por correo debidamente cumplimentado, con una fotocopia de tu DNI y un sobre en blanco con un sello con tu dirección. En quince días lo tendrás en tu casa. Si tienes alguna duda siempre puedes entrar en la siguiente dirección donde te aclararán las principales dudas ISBN.
  4. Solicitar el Deposito Legal. Cada Comunidad Autónoma tiene su propio servicio para gestionar el Depósito Legal. En Canarias lo puedes solicitar por teléfono en la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas
  5. Impresión. Puedes buscar imprentas especializadas en impresión de libros, las hay en todo el estado. Yo soy cliente de Publicep que es una imprenta radicada en Madrid que tiene precios muy competitivos y tiene un servicio de envío de ficheros vía telemática.
  6. Presentación. La presentación es un evento importante y tienes que prepararlo con tiempo. Busca un lugar con las mínimas condiciones y si está relacionado con la cultura, mejor que mejor. Si puedes que te lo presente algún autor relacionado con lo que has escrito.
  7. Distribución. Como es autogestión... pues tendrás que hacerla tú mismo, visitando a las librerías más importantes de tu ciudad. Como regla general te recogen cinco ejemplares. No te recomiendo una distribuidora porque se están llevando el 45% ó 50% de precio de venta al público.
Espero que te haya servido para atreverte a dar el salto a la autopublicación.

Este artículo ¿Autopublicarse NO es la solución?, nos habla de la problemática de lo que estamos hablando, está muy interesante.

Por último decirte, que es Las Palmas de Gran Canaria, estamos en la etapa final de la creación de una Asociación para la publicación que pronto verá la luz. ¿Podrás hacer lo mismo en tu ciudad?

¡Organízate!