06 octubre 2010

¿Qué he leído?


Hace más de una semana que terminé esta opera prima de Yaiza Méndez, que tengo que decir que es un libro que no me ha gustado, ya que esto de escribir no es solo poner negro sobre blanco lo que tenemos en la cabeza, sino también hacerlo de una manera estructurada, con cierta calidad y que el texto tenga tintes básicos de verosimilitud. También encontramos a lo largo de este texto, palabras mal empleadas, cuyo significado no encaja en las frases utilizadas, desconexiones temporales, personajes que aparecen y que luego no se les ve más en toda la novela, etc...
Pero de toda la novela, que es un batiburrillo de crímenes y más crímenes que llegan a hastiar , lo que más me sorprende es el final. Hay un máxima no escrita entre los escritores, que es la siguiente: no pienses que el lector es tonto, todo lo contrario, por tanto, no te saques de la chistera un final que nadie se espera, más, cuando en toda la novela, no has dado ni una pista sobre ese posible final, porque nadie se lo creerá. Si haces creer al lector, que el criminal es quien es y que tiene una serie de motivaciones, no puedes inventarte una confabulación judeo-masónica de la que no has dicho ni mu a lo largo del texto. En fin, esto de escribir es un trabajo de años, de mucho trabajo y de mucha dedicación. 

Nota: Tenía pensado no hacer esta crítica, porque yo iba a ser una de las personas que iba a presentar y defender esta obra, por lo que tuve que hacer una lectura más analítica y detenida del libro. Después de ese análisis, decliné estar en ese acto. Tengo que ser honesto conmigo y con ustedes.