04 marzo 2010

Ganar, ganar

-->
Sentada delante de su portátil, chateaba a través del Messenger, con sus amigas y amigos, que como ella, no pasaban de los quince años. Su padre entró en su habitación y le dijo:

  ¡Dunia! Ya es hora que vayas apagando el ordenador y te pongas hacer el trabajo que tienes que presentar la semana que viene.
  ¡Papá! Tú con el mismo rollo de siempre. Ya lo haré mañana.
  ¿Mañana? No tienes otra palabra en la boca que mañana. Mañana esto, mañana lo otro. Y mañana, pues más mañana. Y la vida se te va entre el Messenger y mañana.
  Vale, vale, ahora lo cierro y me pongo con el trabajo.

El padre cerró la puerta y se dirigió hacia la cocina, en la que estaba su mujer preparando la cena.
  ¿Quieres que te eche una mano? —Le preguntó.
  No, no, que cocinar me relaja mucho. Luego me fregas los cacharros, que sabes que no me gusta nada y a ti te encanta.
  De acuerdo. Por cierto, Dunia está todo el santo día pegada al ordenador. Es un tema que me está preocupando.
  Sí, ya me he dado cuenta, pero son cosas de la edad, peor sería que estuviera por ahí fumando porros.
  Marta ¿tú sabes lo que hace tu hija cuándo sale por esa puerta? Yo supongo que es una chica normalita y corriente.
  No saques las cosas de quicio, que es una buena chica.

A finales de junio, Dunia llegó con las notas de tercero de la ESO, y estas no eran todo lo buenas que sus padres esperaban. Ella se esperaba la gran bronca.
Comió lo que su madre le había dejado preparado en la nevera y después estuvo toda la tarde conectada hasta que llegaron sus padres.

Se levantó con tranquilidad, con las notas en las manos y les dijo:
  No tengo buenas noticias. He cateado todas las asignaturas y he decido no seguir estudiando. Estoy harta de todo este rollo de los estudios.
  ¿Qué has decidido qué? —Le gritó su padre— ¿Pero quién eres tú para tomar ese tipo de decisiones? Te recuerdo que vives bajo nuestro techo y mientras eso sea así las decisiones las tomamos nosotros, no tú, mojigata.
  Bueno, bueno, tranquilicémonos. —intervino su madre para intentar calmar un poco las aguas— ¿Por qué quieres dejar de estudiar?
  Porque no me gusta, mamá. Es un rollo. Todo el santo día yendo al insti, aguantando el coñazo de los profes.
  ¿Y qué piensas hacer? Porque, me imagino que tendrás una alternativa, no sé, hacer algún módulo de FP, o algo de eso, digo yo. —Le dijo el padre.
  ¡Papá! No quiero seguir estudiando. No lo entiendes, ni ESO ni FP. Nada, de nada.

Su padre se levantó visiblemente enfadado y le gritó:
  ¿Y qué coño quieres hacer con solo dieciséis años? ¿Dedicarte a holgazanear sentada delante de la pantalla del ordenador, con el maldito Messenger?
  Marcelo —volvió a intervenir su madre— vamos a tranquilizarnos ¿vale? Esto es cuestión de hablarlo con tranquilidad y tiempo. Buscaremos una solución.
  ¿Qué me tranquilice? ¿Pero qué se cree esta niña, que la vida es un mundo de rosas? Ahí fuera la vida es dura, muy dura y hay que bregar día a día.
  Dunia, vete para tu habitación, tu padre y yo tenemos que hablar.
  Es que con ustedes no se puede hablar. —Manifestó la adolescente.
  A tu habitación. —Insistió su madre.
Cuando Dunia se marchó, Marta le dijo a su marido que bajaran al garaje para hablar con calma. Bajaron las escaleras y una vez allí, Marta le dijo:

  Marcelo, tienes que tranquilizarte. No te puedes poner así. Está en una edad difícil, y hay que comprenderla.
  ¿Qué me tranquilice? Yo quiero un futuro para mi hija, no quiero que se convierta en un parásito social. Eso lo tengo claro. Los dos nos hemos dejado la piel para conseguir lo que tenemos, nos hemos partido el puto lomo, para pagar la jodida hipoteca y tener un presente y un futuro dignos.
  Déjame que hable con ella. Seguro que la convenzo para que reflexione y que por lo menos, si no quiere estudiar, que haga algún módulo superior de FP. Está en la edad de la bobería. ¿Tú no te acuerdas cuando tenías su edad?
  Claro que me acuerdo. Pero te lo digo ya, para evitar problemas. Si no se aviene a razones y sigue en sus trece, no le voy a dar un euro para nada, le quito Internet y si quiere ir a ver a sus amigas, que vaya en bicicleta, para que sepa lo que vale un peine, y sus trapitos que los vaya a buscar a Cáritas.
  No seas tan drástico. Hemos educado bien a nuestra hija. Hemos sido buenos padres y un ejemplo para ella.
  ¡Joder Marta! Los dos hemos sacado una carrera universitaria, tenemos un buen trabajo y quiero que mi hija siga nuestro camino. Solo eso, porque esto me saca de mis casillas.
  Venga, tranquilízate, subamos a cenar que mañana hablaré yo con ella. Pero no olvides que no podemos vivir su vida, es ella la que elige su camino y también sus consecuencias.

A la mañana siguiente, su madre llamó al gabinete de Psicología donde trabajaba para decir que anulasen las dos primeras citas que tenía, despertó a su hija y después de desayunar, comenzaron a hablar sobre el tema.

  Bueno, Dunia, entonces estás decidida a dejar de estudiar. Las razones las conozco, pero algo tendrás que hacer. Si tuvieras edad suficiente, podrías trabajar, pero no la tienes. Así que hay que buscar una solución que satisfaga al equipo.
  ¿Al equipo? ¿A qué equipo?
  A nuestro equipo. Tú, tu padre y yo. Somos un equipo, todos tenemos que jugar para ganar el partido, y tú eres una jugadora muy importante, si te sales, no lo podremos ganar jamás. ¿Entiendes?
  Sí lo entiendo mamá, pero estoy cansada de estudiar. Quiero cambiar. Además papá se pone hecho una fiera.
  Tienes que entenderlo. Hemos trabajado muy duro para tener lo que tenemos y no comprende que quieras dejar al equipo, porque para él eres la jugadora más importante, más que yo…
  ¿Más que tú?
  Si, no lo dudes nunca, nosotros llevamos muchos años jugando juntos, y hemos hecho muy buenos partidos, y los malos, pues los hemos sufrido juntos. Pero ahora eso no importa. Bueno, te propongo una cosa. ¿Qué es lo que más te gustaría estudiar?
  Pues, no sé, educación física, informática…
  Dime la que más te guste.
  Informática, pero no lo tengo muy claro.
  Escucha, tienes todo el verano para pensar. Nosotros te daremos ese tiempo para que elijas que hacer. Pero ten en cuenta que tienes que hacer algo, para permanecer en el equipo porque fuera del equipo no se pasa muy bien.
  Por cierto ¿Quién es el capitán del equipo?
  Es una capitanía compartida, según es el partido, elegimos el capitán. Por ejemplo, ahora yo soy la capitana.
  Vale, vale.

Marta le explicó a su marido al pacto al que habían llegado, estuvo de acuerdo en todos sus términos y esperó los acontecimientos.
El verano pasó y al comienzo de septiembre, Marta fue a la habitación de su hija y le preguntó:

  ¿Qué has decidido?
  Pues he estado pensando y quiero hacer el modulo superior de informática. Son más de dos mil horas, y según dicen en los foros, tiene mucha salida.
  Perfecto. Yo me he adelantado un poco, y tengo los impresos para que los rellenes y los presentes. El plazo acaba el día quince, pero si quieres te puedo llevar.
  Vale, vale. ¿Entonces sigo siendo del equipo?
  Tú siempre serás del equipo, aunque estés en el banquillo.
  Jajajajaja.
Al llegar a su trabajo, Marta llamó a su marido, le dijo que todo estaba arreglado, y que seguían jugando el partido.