26 enero 2010

No me mires Luna


Esta noche no, esta noche no me mires Luna, porque no quiero mirarte. Quiero olvidarte, por una noche, solo una noche, solo, sin ti. Pero sé que volverás, como todas las noches, a besarme cuando ya esté dormido, buscando la concupiscencia que me entregaste aquella noche, ¿lo recuerdas? y me susurrarás al oído:"no puedes vivir sin mí". Porque sabes que es verdad, Luna, que no puedo vivir sin ti, sin tus caricias plateadas, sin tus besos espumosos y sin tus olas impetuosas.
Pero esta noche no, esta noche, no quiero mirarte Luna, déjame caminar, por la orilla de tus playas, y bañarme en tus mareas, y si quieres, después, ahógame con tu lasciva lengua, llévame de nuevo a tus abismos de pasión, y amárrame, para siempre, con tu halo misterioso. Pero hoy, quiero estar sin ti, no quiero ni tus besos, ni tus caricias ni tus de olas. Mírame Luna, contéstame ¿Podrá ser? 

Nota del autor: Me interesa mucho tu opinión, si no quieres dejar un comentario, lo puedes hacer con un solo clic en la función de Me gusta o No me gusta que aparece al final de la entrada. Gracias.

20 enero 2010

Frente A Frente - Enrique Bunbury y un poema.


Aquí un vídeo que me recordó un pasado y ese pasado, este texto:

De repente, como un golpe, me viniste. Yo no te esperaba. Y me vi en la escalera, en los caminos, en los parques, en los cementerios, en las montañas, buscándote, pero no te encontré. Lloré, hasta que me dolieron los ojos porque un día te fuiste. Escarbé en mi corazón, como un perro hambriento, buscándote, pero tampoco te encontré. Te perdí, lo sé, aquella noche en la que pude «escribir los versos más tristes»,  pero no pude, porque se me había muerto el corazón, al final, tú te fuiste y yo me fui. Ahora te recuerdo en la lejanía, como un eco que llega desde mi corazón, un eco dulce y sin rencor, porque un día te quise.

He añadido la siguiente entrada, que también me sugiere este vídeo: 


También en:

https://steemit.com/spanish/@moises-moran/frente-a-frente


06 enero 2010

Tus besos


Anoche soñé con tus besos, aquellos apasionados, llenos de frenesí y de cristalina lujuria, esos, en los que las lenguas parecen olas embravecidas que rompen en el deseo desenfrenado y donde los labios son jaurías de lobos hambrientos que buscan calmar la sed de la concupiscencia incontenida. Anoche soñé con tus besos, pero no estabas y me consolé con el recuerdo de tu lascivia.

03 enero 2010

Tirar por la calle del Enmedio


De vez en cuando abro mi pecho y solo encuentro la vanidad y el egoísmo de un ser que no se gusta, y quisiera tirar por la calle de enmedio, esa calle que algunos cogen, no porque sea la más corta, ni si quiera la más sencilla, simplemente por que es la única en la que no oyen sus gritos y llantos.
Porque, tengo que decirlo, la vida me pesa, ¡coño! y me pesa tanto, que me gustaría arrancármela de un tajo, como quien corta una mata que se está marchitando. Pero siempre termino mirándome al espejo, ese cabrón que nunca te oculta las verdades y que siempre te habla con susurros, y me veo cobarde, demasiado cobarde para tirar por la calle de enmedio.