24 enero 2007

Un poema a mi padre

Busco tus recuerdos entre los pedazos de mi alma,
Y los encuentro, pero se me pierden entre las manos,
Intento retener en mi memoria tu sonrisa, tus ojos,
Tu figura, pero irremediablemente, una neblina oscura
cubre tu sonrisa, tus ojos y tu figura.

Te eché de menos en la soledad de la infancia,
busqué tus manos, tu abrigo y tu protección,
pero la realidad me escupía y me abofeteaba
y me decía que jamás tendría tus manos, tu abrigo y tu protección.

Crecí sin tenerte a mi lado, sin tener tu aliento,
sin tener tus consejos, sin tus reprimendas,
pero tengo que decirte, que siempre has estado ahí,en mi corazón y en mi alma.