26 julio 2016

¿Qué he leído? Los viejos amigos de Rafael Chirbes



OPINIÓN

Ayer terminé de leer Los viejos amigos de Rafael Chirbes, un autor que abordo por segunda vez y termino con la misma sensación que cuando empecé «En la orilla» que no pude terminar de leerla porque me cansó su narrativa de ciénaga. Y con esta novela me pasó tres cuartos de lo mismo, la terminé no sé porqué y por momentos, tuve la intención de dejarla. La narrativa de este escritor es espesa y sus historias aburridas. 

FICHA TÉCNICA:

Páginas: 224 págs.
Editorial: ANAGRAMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788433973115

SINOPSIS

Un grupo de viejos camaradas son convocados a una cena. Un día estuvieron unidos por un luminoso, aunque confuso, proyecto común: la revolución. Ahora, tantos años después, hacen repaso de sus existencias. Las voces se suceden, matizan y contradicen unas a otras para tejer una tupida red de vidas cruzadas que se traban en un juego de contrapuntos revelador de las trampas de la memoria. Los viejos amigos propone una reflexión sobre la condición humana y las posibilidades del individuo de intervenir en el curso de la historia, a la vez que saca a relucir las contradicciones que surgen del enfrentamiento entre las miserias privadas y el vacío de ciertos discursos ideológicos.

Vete

Vete
Vete y déjame solo tus manos
para cogerlas en las noches de tristeza,
y sentir un poco menos tu ausencia,
vete y llévate todas mis lágrimas,
esas que derramé cuando me apuñalabas con tus mentiras,
vete y déjame la desesperación,
para arrancarme con ella tus besos, tus sonrisas,
tus caricias y tus «te quiero»,
vete y déjame tu estela invisible,
para intentar taparme con ella en las noches
que no pueda recordarte,
vete y entrégame todos los «te quiero»,
todos «los te amo» y todos los «no podré vivir sin ti»,
para enmarcarlos con tu olvido,
vete, porque ya no tengo miradas, ni besos,
ni caricias para ti,
solo me quedan los retazos de tus recuerdos,

esos con los que lloraré en el escalón del silencio.

22 julio 2016

Ya nada será lo mismo

Ya nada será lo mismo,
después de aquella mirada en estampida,
después de aquel roce furtivo,
después de aquel beso deseado,
sí, ya nada será lo mismo,
ni tus ropajes trasnochados,
ni tus tacones acompasados,
ni tus silencios tras el buche de tu última limonada,
ellos, no podrán salvarte,
no, nada será lo mismo,
porque se rompió la membrana de tu crisálida,
esa que te mantenía a un palmo de mi boca,
esa que impedía sentir el aliento de tu alma,
ahora, ahora, ahora, y después también ahora,
porque tu ayer no me interesa, el futuro es un puto invento,
ahora, sí, ahora ya nada será lo mismo,
tú lo sabes y yo sé, eso es lo suficiente,
lo único que importa.

Dedicada a una mirada perdida.

20 julio 2016

¿Qué he leído? La víspera de casi todo de Víctor del Árbol (Premio Nadal 2016.)


OPINIÓN

Ayer terminé La víspera de casi todo de Víctor del Árbol y tengo que decir que no es la mejor novela que he leído de este autor, aunque la novela está muy bien escrita, se me hizo un pelín larga, sobre todo la parte final en la que estaba todo dicho y resuelto.

FICHA TÉCNICA:

Páginas: 416 págs.
Editorial: Destino
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788423350650

SINOPSIS

Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del sonado caso del asesinato de la pequeña Amanda lo convirtiera en el héroe que él nunca quiso ni sintió ser. Pero el refugio y anonimato que Germinal creía haber conseguido queda truncado cuando una noche lo reclama una mujer ingresada en el hospital con contusiones que muestran una gran violencia.
Una misteriosa mujer llamada Paola que intenta huir de sus propios fantasmas ha aparecido
hace tres meses en el lugar más recóndito de la costa gallega. Allí se instala como huésped en casa de Dolores, de alma sensible y torturada, que acaba acogiéndola sin demasiadas preguntas y la introduce en el círculo que alivia su soledad.
El cruce de estas dos historias en el tiempo se convierte en un mar con dos barcos en rumbo de colisión que irán avanzando sin escapatoria posible.

07 julio 2016

Contigo en la distancia (Premio Alfaguara 2015) de Carla Guelfenbein


OPINIÓN


Ayer terminé de leer Contigo en la distancia (Premio Alfaguara 2015) de Carla Guelfenbein una novela bien escrita, que se deja leer, aunque un poco lenta para mi gusto, y con una planteamiento interesante. 


FICHA TÉCNICA

Páginas: 360 págs.
Editorial: Alfaguara
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788420410432

SINOPSIS

PREMIO ALFAGUARA DE NOVELA 2015 «Una novela de suspense literario construida con gran eficacia narrativa en torno a un memorable personaje femenino y al poder de la genialidad. La autora ha sabido entrelazar amores y enigmas con una escritura a la vez compleja y transparente.» Del acta del jurado A Vera Sigall y Horacio Infante los une un amor de juventud y su pasión por la literatura. También un lazo misterioso que dos jóvenes, Emilia y Daniel, intentan desentrañar. Sin embargo, este no es el único enigma en sus vidas. Una mañana, Vera Sigall cae por las escaleras de su casa y queda en coma. Al principio, la noción de que su caída no fue un accidente aparece como una sospecha para Daniel. Pero con los días y las semanas, la duda irá creciendo hasta volverse una certeza. Emilia y Daniel se encontrarán en la búsqueda de la verdad acerca del accidente de la mítica escritora pero, sobre todo, en la necesidad de entender sus propios destinos.Los laberintos del amor y la mentira y el talento desigual como desafío de una pareja son los grandes temas de esta novela de Carla Guelfenbein, una autora que ha deslumbrado a Coetzee y a miles de lectores en el mundo. «Una novela de suspense literario construida con gran eficacia narrativa en torno a un memorable personaje femenino y al poder de la genialidad. 

20 junio 2016

¿Qué he visto? Hamlet de William Shakespeare versión de Miguel del Arco


El pasado viernes tuve la gran oportunidad de asistir a la representación de Hamlet de Miguel del Arco, en el teatro Cuyás en Las Palmas de Gran Canaria, una función que me dejó con la boca abierta, porque, en su conjunto, la Compañía Nacional de Teatro Clásico y Kamikaze lo dieron todo para ofrecernos un Hamlet con mucho oficio. Este Hamlet es de esas producciones que no puedes olvidar porque, aún respetando el texto clásico, son capaces de pisar terrenos pantanosos sin llegar a hundirse sin remedio.

LA PUESTA EN ESCENA


La puesta en escena es magistral, arriesgada en algunos momentos, pero pensada para dar cobijo, como una madre a sus cachorros, a todas y cada una de las escenas de la representación. 
El juego de luces y su combinación es perfecta, dándole, en cada momento, el efecto deseado a las acciones que se desarrollan encima del escenario, en paralelo mágico con los efectos audiovisuales que ayudan a completar el cuadro que nos han propuesto.
No quiero dejar de mencionar el trabajo meticuloso, casi milimetrado de la yuxtaposición de los diferentes actos y sus correspondientes escenas sin que esta anclase la representación. 

LOS ACTORES 


Israel Elejalde, Ángela Cremonte, Cristóbal Suárez, Ana Wagener, José Luis Martínez, Daniel Freire y Jorge Kent estuvieron, todos sin excepción, a la altura de una representación de este calibre. Ninguno desentonó e interpretaron sus papeles a la perfección.  
Es evidente que hay que destacar el trabajo interpretativo de Israel Elejalde que, desde que se fue el señor oscuro, nos entregó a su Hamlet, ese Hamlet que le salió del alma, como si Elejalde fuera un médium poderoso y nos trajera, del más allá, el espíritu atormentado del príncipe de Dinamarca. 
Elejalde no se dejó nada dentro, lo sacó todo, sabiendo que cuando se sube a un escenario en cualquier teatro, esa noche es única e irrepetible y que no hay otra oportunidad de darlo todo. Él, simplemente, lo hizo y muy bien.
Pero no quiero dejar de destacar a Ángela Cremonte, que interpretó a una Ofelia delicada, poderosa y enajenada y que brilló con luz propia.


LA DIRECCIÓN


Miguel de Arco sabe muy bien lo que hace y por qué lo hace y cada proyecto suyo es una prueba de lo que digo. Este director maneja muy bien, ya no solo los tiempos y espacios escénicos, sino también esos elementos interpretativos que cada actor tiene, sacándolos a la luz, para ponerlos encima del escenario. 
Miguel de Arco es un maestro de la escena, controla, perfectamente, los fundamentos del teatro y los dirige, sin contemplación, hacia el objetivo que quiere conseguir y hasta ahora siempre lo consigue.


EL TEXTO


En algunas ocasiones he mencionado que con las versiones de los clásicos hay que andar con pies de plomo, pero Miguel de Arco sabe el texto que tiene en sus manos y sabe cuáles son las fronteras que no puede sobrepasar para no hundirse en el barro. Ya lo hizo con Antigona en año pasado y lo bordó. En esta ocasión lo ha vuelto a conseguir, quizás llegando hasta el límite, hasta ese punto que sabes que no puedes sobrepasar, pero dejándonos en el escenario una versión de Hamlet moderna, pero muy atractiva. Sí, los clásicos deben modernizarse, pero al estilo de Miguel del Arco que no es otro que el respeto y el trabajo. No hay otro camino.


SINOPSIS



Enfrentarse a Hamlet tiene algo suicida, lo que no es una mala premisa de partida ni para mí, que soy un Kamikaze, ni para el Príncipe, cuya conciencia anhela en no pocas ocasiones dar se muer te para dejar de sufrir. Pero como dice Harold Bloom, Hamlet «tiene una mente tan poderosa que las actitudes, los valores y los juicios más contrarios pueden coexistir dentro de ella coherentemente ». El ser y el no ser a un mismo tiempo y de forma tan ilimitada como él mismo es capaz de pensar se, el sueño de una conciencia infinita. Un poema ilimitado habitado por un personaje ilimitado sobre un escenario que es puro espacio mental. ¡Alto! Si lo sigo pensando, tal vez sea incapaz de seguir adelante… O tal vez siga adelante y no sea capaz de pensar. La contradicción no ha hecho más que empezar. Me agar ro a la frase de Nietzsche:
«¡Contradícete a ti mismo! Para vivir es necesario permanecer dividido».

¿Será suficiente? ¿Quién se atreve a marcar esa frontera en territorio shakesperiano? Resuenan la palabras de Víctor Hugo: Shakespeare es la fertilidad, la fuerza, la exuberancia, la teta llena, la copa espumeante, la cuba llena hasta los bordes, la savia excesiva, la lava en torrente, los gérmenes en torbellino, la vasta lluvia de la vida, todo por millares, por millones, sin ninguna reticencia, sin ninguna atadura, sin ninguna economía, la prodigalidad insensata y tranquila del creador. A los que hurgan el fondo de su bolsillo, lo inagotable les parece demencia. ¿Acabará pronto? Jamás. Shakespeare es el sembrador de los deslumbramientos. En cada palabra, una imagen; en cada palabra, el contraste, en cada palabra, el día y la noche. No, definitivamente dividir se no será suficiente. Es necesario atomizarse si queremos seguir todas las vías que abre Hamlet, asumiendo que, ni aún así, seremos capaces de vislumbrar las todas y que cuando volvamos a componernos no seremos los mismos. Fascinante empresa. Todo es estar preparados.

Quiero agradecer el generoso apoyo de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y de su director a, Helena Pimenta, para hacer posible este montaje en el que el equipo de Kamikaze Producciones da un paso más en su línea de investigación teatral. Un paso en la senda de Hamlet, lo que significa que no encontraremos ideas o frases mágicas que puedan resolver las dificultades que plantea el drama e iluminan de pronto todo lo que en él hay de oscuro. La vaguedad es inherente a la obra de arte que no se plantea un objetivo sino la vida misma.


MIGUEL DEL ARCO

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA



Equipo Artístico
Dirección y Versión: Miguel del Arco
Ayudante de Dirección: Aitor Tejada
Diseño Escenografía: Eduardo Moreno
Diseño Iluminación: Juanjo Llorens
Diseño de Sonido: Sandra Vicente (Studio 340)
Música Original: Arnau Vilà
Vídeo: Joan Rodón
Diseño de Vestuario: Ana López.
Maestro de Esgrima: Jesús Esperanza
Lucha Escénica: Kike Inchausti
Dirección de Producción: Aitor Tejada
Producción Ejecutiva: Jordi Buxó
Ayudante de Producción: Pablo Ramos
Ayudante de Escenografía: Lorena Puerto
Ayudante de Vídeo: Natalia Moreno
Ayudante Vestuario: Beatriz Robledo
Coordinación Técnica: Pau Fullana
Regiduría: Léa Béguin
Técnico Luces: Nacho Vargas
Técnico Sonido: Enrique Calvo
Maquinista: Javier Iglesias
Producción en Gira: Pedro Forero
Administración: Santiago del Arco
Una coproducción de La Compañía Nacional de Teatro Clásico y Kamikaze Producciones





18 junio 2016

¿Qué he leído? Coltan de Alberto Vazquez Figueroa

OPINIÓN


Ayer terminé de leer Coltan de Alberto Vazquez Figueroa. Una novela interesante, de un escritor que tiene oficio, sabe lo que quiere contar y cómo hacerlo. Me gustó. 

FICHA TÉCNICA

Páginas: 304 págs.
Editorial: ZETA BOLSILLO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788498724332

SINOPSIS


«A la vista de que el Gobierno de los EE.UU. piensa retirarse de Irak dejando tras de sí un rastro de muerte y destrucción, hemos decidido que la empresa culpable -la Dall&Houston, de la que ustedes son los principales dirigentes y accionistas- reintegre los beneficios que ha obtenido de tan bárbara agresión. No es posible resucitar a los muertos, pero sí lo es reparar en parte los daños. Por ello, exigimos que devuelvan dichos beneficios, que hemos calculado en torno a los cien mil millones de dólares. De no aceptar nuestra justa demanda, cada dos semanas uno de ustedes será ejecutado; no importa lo que aleguen, dónde se oculten o cómo intenten protegerse. El dinero sucio de sangre, con sangre se limpia. Firmado: Aarohum Al Rashid.»